ARTURO MARTÍNEZ GALINDO


Tegucigalpa-Honduras, 1900-Saba-Colón, 1940

TODO FUE TAN SENCILLO
 


La despedida fué sin lágrimas.
Fué 
como una cosa natural.
La vi salir como otras veces
quando debía regresar
y nos besamos también como otras veces
sin ninguna emoción.

— iAdiós!
— iAdiós!
Pero era para siempre...

Y ni siquiera me quede en la puerta
para verla partir,
y ell no me mostró los ojos otra vez.
iFué todo tan sencillo y tan sin emoción!

Se llevaba pedazos de mi vida
en su boca, en sus manos, en su seno,
en su piel,
y en todos los rincones de su alma...

Y me dejó jirones de si misma
en mis espinas...
y em los cajones de mis noches
quedaron como pañuelos olvidados
sus besos de batista,
sus mordiscos complicados de encaje,
y el grito aquél
— su más tremendo grito —
atornillado a mis angustias...
Y em mis corbatas
el alfiler de sus mejores lágrimas,
y cosida a mi piel quedo su desnudez.

Sin embargo,
la despedida fué sin lágrimas,
y el beso fué sin emoción.

— iAdiós!
— iAdiós!
Pero era para siempre...

http://www.antoniomiranda.com.br/iberoamerica/honduras/arturo_martinez_galindo.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario