ANDREW MARVELL



Winestead-in-Holderness- Yorkshire (Inglaterra) 1621 - Great Russell Street, Bloomsbury, 1678 

LA DEFINICION DEL AMOR



Un nacimiento tuvo mi amor tan raro

Como extraño y elevado es su objeto;
Fue por la Desesperación engendrado
Y por la Imposibilidad, al tiempo.

Sólo la Magnánima Desesperación
Pudiera mostrarme algo de tan divina escala,
Allí donde la débil Esperanza nunca voló
Sino que en vano agitó sus alas doradas.

Y, sin embargo, veloz llegar yo podría
Donde mi alma extendida anhela;
Pero el Destino se interpone a porfía
Clavando ante mí cuñas férreas.

Si el Destino con ojo celoso adivina
Dos amores perfectos, les separa,
Pues con su unión fraguan su ruina
Y de su poder tiránico escapan.

Y, por tanto, sus designios de acero
Nos han situado lejos como los polos
(Aunque gire sobre nosotros el amor sincero)
Que no pueden abrazarse uno al otro.

A no ser que cayera el vertiginoso cielo,
Y por una nueva convulsión todo fuera quebrado,
Y, para unirnos, el mundo por completo
Se apretara en un solo plano.

Como las líneas, los amores oblicuos a veces
En cada ángulo se abrazan,
Pero los nuestros, tan paralelos siempre,
A través del infinito separados avanzan.

Por tanto, el amor que atado hemos,
Y al que el Destino cruel se enfrenta,
Es la conjunción del pensamiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario