RUTGER KOPLAND


Holanda, 1934

EL DIOS EN MI CEREBRO
 


Cuando casi estaba despierto recordé
que esa noche había vivido en el pasado
y sin el menor asombro había vuelto
a creer que Dios existía

quería por fin hablar con él
es un hombre muy amable me dijeron
le puedes llamar por teléfono

llamé y escuché una voz, una voz muy dulce
así que me imaginé una dulce mujer alada
como las que se ven en las tarjetas de felicitación

si quiere hablar con dios, dijo, pulse uno
si no lo quiere no pulse
pulsé uno

y la misma mujer alada dijo: todavía hay
una persona a la espera y esa persona es usted

recordé que tuve que meditar sobre esto
infinitamente hasta que desperté y Dios había vuelto
a desaparecer, por ahí en mi cerebro

CONVERSACIONES

II / Sobre lo absurdo de la vida

No te parece que es absurda la vida,
dijo él. Crujía la grava bajo
nuestros pies. En vez de darle
gusto, uno podía ver que el invierno
se iba. Qué quieres decir, dije.
Quería decir absurda. Brillaba
el sol y el reluciente estanque
apestaba otra vez de inmunda
vida en movimiento. Por qué ponerme
triste o enojarme si no se me
comprende, tampoco yo podía entenderle
siempre.

POR LA MAÑANA

Debe haber algo cuando caemos en el sueño
Nos acostamos y nos quedamos dormidos

¿Qué fue aquello?

–Mientras las últimas palabras
Para el mundo se hacían más y más enrarecidas:
Luz de la luna, perro lejano, leve respiración,
Olores de un hombre, una mujer,
Noche, noche, otra noche.-

¿Qué fue lo que dijo
Mientras se apagaba también la última palabra?,

Noche: estos son nuestros propios brazos todavía
En los que nos desintegramos en este hueco negro

¿Este es todavía nuestro propio cuerpo?

Que dijo algo,
Cuando ya no quedaban más palabras
Debe haber algo, ahora que la palabra mañana
Está surgiendo lentamente
Y la mañana es lo que nos mantuvo juntos
Y nos suelta
Así como estamos aquí tendidos.

http://fernando-sabido-sanchez.blogspot.com/search/label/HOLANDA?updated-max=2012-03-01T09%3A18%3A00%2B01%3A00&max-results=20&start=17&by-date=false


No hay comentarios:

Publicar un comentario