ITZJAK SHALEV



Tiberíades-Israel, 1919-1992


LA CANCIÓN DEL PERRO ENVENENADO

Bajaste una cortina de rizado algodón sobre tus ojos
y por entre sus rendijas espiaste un mundo hostil:
grandes perros-lobo de afilados caninos
e hirientes automóviles desfilando por miles.

Oliste aquí o allá pero no oliste
el veneno en la carne
por eso yace
frente a nuestra puerta
tu cadáver
y se seca en tus fauces
la blanquísima espuma.

Aullaste tu breve vida
a la lluvia y la luna.
Hubo noches heladas
y a veces parrandeabas
con perras por el barrio.
A medianoche oíamos
el ruido de tus pies, a la carrera.

Ya no saldremos en paseos diurnos
a abrir esas esquelas
que tus amigos te dejaban
en pequeños buzones
junto al pasto.

Traducción: Gerardo Lewin

MAESTRO

Ya me reconcilié con los restos de mi pueblo,
mas con los pequeños remanentes del pueblo mío
/no me he reconciliado todavía. 
Día a día enseño a los treinta alumnos de mi clase
y sus sesenta ojos ven en mí diariamente a un Todopoderoso,
y sus sesenta manitas, como si se apoyaran en mí
y sus sesenta piernecitas corren cuando grito
¡A la fila, niños!
Por eso, me parece, cada día
que no sesenta
sino sesenta miríadas de otros ojos
– de aquellos que no pude socorrer
están frente a mí.
Sesenta miríadas de piernecitas, que no pueden correr 
cuando grito
"¡A la fila, niños!"
Y son otras sesenta miríadas de manitas, magras y quemadas 
que indican pidiéndome el uso de la palabra

Traducida por Arie Comey
La Semana Publicaciones Ltda., Jerusalem, Israel, 1987


No hay comentarios:

Publicar un comentario