CORRADO GOVONI



Italia, 1884-1965


LAS COSAS QUE HACEN EL DOMINGO

El olor caliente del pan que se cuece en el horno.
El canto del gallo en el gallinero.
El gorjeo del canario en la ventana.
El golpe del balde contra el pozo y el chirriar de la polea.
La ropa tendida en el prado.
El sol en el umbral.
El mantel nuevo en la mesa.
Los espejos en los cuartos.
Las flores en los vasos.
El vagabundo que hace llorar su armónica.
El grito del deshollinador.
La limosna.
La nieve.
El canal congelado.
Las muchachas vestidas de negro.
La comunicadora.
El sonido blanco y negro del piano.
Las monjas blancas vendadas como heridas.
Los sacerdotes negros.
Los hospitalizados grises.
El azul del cielo sereno.
El paseo de los amantes.
El paseo de los enfermos.
El rebaño de los árboles.
Los gatos blancos contra el vidrio.
El girar de la rosa de los vientos.
El batir de las ventanas y de las puertas.
Las cáscaras de oro de las naranjas sobre el pavimento.
Los niños que juegan con la llanta en la avenida.
La fuente abierta en el jardín.
Los aquilones liberados sobre las casas.
Los soldados que hacen la maniobra azul.
Los caballos que golpean sus cascos contra las piedras.
La muchacha que vende las violetas.
El pavo real que abre su cola por encima de la escalera roja.
Las palomas que zurean sobre el techo.
Los almendros que florecen en el convento.
Los laureles rosados en el vestíbulo.
Las cortinas blancas que se mueven al viento.

De Gli Aborti, en Poeti italiani del Novecento, Mondadori, Milano, 1990, 1098 pp.

CERCA

Al olor cruel
que viene de la espina de la cerca
tu sangre amarga el amor,
y se vuelven tus ojos
una terrible luz pulsada.
Sobre tu estatua que camina
aprendo un nuevo camino en el viento
y en vano golpeo mis palabras
como gotas de rocío de mi turbación.
Ruego a la hierba de la orilla que venga a tu encuentro
como la lámpara envenenada del alcatraz
para hacer sufrir a tu boca roja.



No hay comentarios:

Publicar un comentario