PEDRO FRANCISCO LIZARDO

Bejuma-Edo.Carabobo, Venezuela, 1920-2001

CANTO EN LEVEDAD DE AMOR

El amor es a veces una leve presencia iluminada.
Resbala una hoja, un papel delirante, un rumor.
Hay humos y cenizas, puertas y resplandores.
Mueve el aire las luces, y espigas conmemoran el día,
mientras el cielo cae dolidamente en los hombros y nos descubre.

Entonces el amor nos contiene en su vaso como una agua inmortal.
I somos los alegres camaradas del mundo,
los ciertos habitantes de la tierra, enamorados y terribles,
llenos de la dulzura prodigiosa del tiempo y de la primavera.

Cantamos con la voz que nos llega del día y nos levanta con
su frutal designio.
la pasión nos nutre con sus jugos vitales,
con esa dulce tierna humana melancólica insistenda materna
que nos descubre el mundo del pecho y de la abeja.

\Somos así gloriosos, dolidos y gloriosos nuevamente y por siempre.
El amor es a veces tan leve que una mano
puede mover la tarde, iluminar el mundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario