ARMANDO VALLADARES
























Cuba, 1937

LA MEJOR TINTA

René Díaz Almeida,
poeta y hermano de lucha

Me lo han quitado todo
la plumas
los lápices
la tinta
porque ellos no quieren
que yo escriba
y me han hundido
en esta celda de castigo
pero ni así ahogarán mi rebeldía.
Me lo han quitado todo
-bueno, casi todo-
porque me queda la sonrisa
el orgullo de sentirme un hombre libre
y en el alma un jardín
de eterna florecitas.
Me lo han quitado todo
la plumas
los lápices
pero me queda la tinta de la vida
-mi propia sangre-
y con ella escribo versos todavía.

Original escrito con mi sangre y una astillita de madera en abril de 1981 en las celdas
de castigo de la Cárcel Combinado del Este, en La Habana.

YO TENGO MAS

No importa que tú tengas
fusil y bayoneta
soviéticos o checos
no importa que tú tengas
no importa que tus manos
apunten los cañones
o cierran los candados
de pueblos y prisiones.
No importa que tú tengas
fusil y bayoneta
yo tengo aquí en mi celda
oscura y con barrotes
dentro de mí una fuerza
que tú nunca tendrás.
No importa que tú tengas
las llaves de mi cuerpo
si yo tengo en mi alma
AMOR Y LIBERTAD.

¿LIBRE…?

A los que en Cuba llevan un camiseta con el
slogan de: “SOY UN HOMBRE LIBRE”

Tu dices que eres libre
-yo no se si lo crees
pero al menos lo dices-
Libertad no es espacio
para dar unos pasos
ni siquiera la cama
para acostarse dos.
Tu dices que eres libre
y no tienes palabras
porque solo repites
-con la boca cerrada-
aquellas que te dan.
Libertad no es un pan
-a veces en la mesa-
ni un poco de cerveza
o algo para fumar.
Libertad es hacer esto:
escribir lo que piensas
gritar lo que aborreces
aunque pagues con años
de tortura las letras
aunque mueras de rejas
en esta soledad.

http://armandovalladares.blogspot.com/2009/04/el-alma-de-un-poeta-65.html


Armando Valladares Pérez  Es un escritor cubano y ex embajador norteamericano, aunque trascendió a la opinión pública internacional como prisionero político y de conciencia, por sus 22 años en prisión y su carácter de opositor a la revolución cubana. Fue encarcelado en diciembre de 1960, a los 23 años de edad, pasando en prisión un total de 22 años.
Valladares afirma que la causa había sido negarse a estampar en su escritorio de trabajo una calcomanía pro-comunista.1 Por su parte, según el gobierno cubano y la prensa de la época, habría trabajado como policía en el régimen de Fulgencio Batista y detenido acusado de amenazar la seguridad del Estado, a causa de haber colocado cajetillas de tabaco rellenas de explosivos en lugares públicos en La Habana, como parte de una célula terrorista (en la que también se encontraría, según esta versión, Carlos Alberto Montaner)

No hay comentarios:

Publicar un comentario