ROBERTO CABRAL DEL HOYO


Zacatecas - México,  1913 - 1999

LA DECLARACIÓN DE AMOR


Más aún que en tu clara primavera
eres ahora bella, amada mía:
en tu espléndido otoño, se diría
madura en ti la humanidad entera.
Amo tu cuerpo hermoso y tu alma austera,
tu sien surcada de sabiduría,
y te amo al saber tu compañía
para todo y en todo compañera.
Así te quiero, mar de aguas tranquilas,
con tu diáfano ayer, y en las pupilas
la luz de los crepúsculos dorados.
¡Manos dichosas con que compartimos
nuestro pan amoroso y los racimos
a las viñas celestes arrancados!

San Angel, agosto 1993.

TRÓPICO

El cielo de la noche se descolgó en chubascos
que ahora enjuga el sol y el surco absorbe.
¡Qué esplendor de la luz entre los árboles!
¡Qué infinita la gama de los verdes!
Hoy más bello que nunca es el espejo
de Dios, recién lavado, como nuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario