JULIO DE LA VEGA






















Santa Cruz-Bolivia, 1924

PROFETA SE NECESITA

Sin violencia o con violencia.
Con el antiguo verbo,
que es antiguo, es siempre
y es de ahora,
es verbo.
Fabricando piedad para la gente
o anticipándose a sus verdades,
en présago
o en evocador,
señalando la ruta al huracán
o trepando a gatas en su cola.
Prisionero,
libre,
vivo o muerto,
héroe o villano.
Como ejemplo o como anhelo
prendido en la solapa
o escondido en una estampa
del último bolsillo.
Por la radio,
por el cine
o por la televisión
hablando,
o sin poder ya hablar.
Nativo o extranjero
pero que logre el compromiso de la aurora
y de la fe por siempre,
y sepa obligar
y conminar
y manejar el rayo admonitor
no ya para el augurio bueno
sino ya aunque sea para el primer zapato
de los niños
y su primera letra.

Que sepa erguirse pleno
con el látigo de fuego entre las manos
para resucitar a golpes
no a la esperanza grande
sino, apenas al mínimo consuelo,
a la compensación
de que donde no hay pan
no haya tampoco odio.

Acompañado o solo,
con séquito de mujeres bellas
que hagan salir el fuego de sus manos,
o, simplemente,
con secretarias de escritorio y de rodilla
que el fuego lo utilicen
sólo para sus labios.

Que grite en forma clara
en un decir que el pan es pan y el vino vino
o que transmita en morse
con barba o con tonsura
a las dos cosas juntas.
Tocando las campanas en el solemne encierro
o a campo traviesa.
Por la plegaria o por la espalda
pero dotando ya
de un porvenir que muerda espigas en presente,
salvando el cuerpo y salvando el alma
ahora, ahora, ahora,
con urgencia
se precisa
en cada esquina y en cada barrio,
junto al farol de luz
y al grifo público de agua,
contiguo al monumento
o al muro de ladrillo,
al lado de la piedra inaugural
de toda obra,
en el baldío o el pavimento,
o en el huerto de olivos
o en la trinchera abierta
en el cercado ajeno y en el propio,
bajo relámpagos nocturnos
o en la apacible tarde,
con pesadumbre o alegría,
arrastrando cadenas
o una pesada cruz.

De capitán o marinero
del fondo de la grey
o a su cabeza
se lo precisa ahora
¡VENGA ...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada