JOSÉ BERGAMÍN









































Madrid-España, 1897-Fuenterrabía, Guipúzcoa, 1983
AL VOLVER

Aquí nació mi vida a la esperanza
y aquí esperó también que moriría;
ahora que vuelvo aquí, parecería
que el tiempo me persigue y no me alcanza.
Detiene otoño el paso a la mudanza
que en la luz, en el aire se extasía:
los árboles son llamas, su alegría
enciende ya mi bienaventuranza.
Todo pasó. Todo quedó lo mismo:
como si en este otoño floreciera,
ardiendo en el fulgor de su espejismo,
última para mí, la primavera;
abismo del no ser al ser abismo
la eternidad del tiempo prisionera.

AL PASAR

Al pasar...
Al pasar por el parque me he encontrado
con un fantasma errante en sus caminos:
destello luminoso de hojas muertas,
Otoño sobre el suelo humedecido.
Tan inaudita música de lumbres
hace visible el alma a los sentidos
como un rescoldo que despierta en llama
al fuego que en cenizas se ha dormido.
Seguirán otros pasos a mis pasos;
pisarán esta tierra que yo piso:
pero no escucharán los mismos ecos
que yo estoy escuchando otros oídos.
Otros ojos verán lo que mis ojos,
pero no lo verán como los míos.
Y en otro Otoño pulsará el Otoño
otro latir de corazón vacío.

http://www.cervantesvirtual.com/s3/BVMC_OBRAS/000/de1/148/2b2/11d/fac/c70/021/85c/e60/64/mimes/000de114-82b2-11df-acc7-002185ce6064.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario