FRANCISCO VIGHI







































Madrid-España, 1890-1962


TERTULIA DE POMBO

Este café tiene algo de talanquera
y de vagón de tercera.
No hay mucho tabaco y se hace mucho humo.
Yo -el noveno poeta español- presumo
delante de Alcaide de Zafra, que enluta sus canas
(once piastras de tinta todas las semanas).
Ventilador. Portugueses.
Acento de Sevilla, ¡dorada ciudad!
Y de mi Bilbao fogonero.
¡Camarero!
Café con leche, mitad y mitad.
Grita Llovet. Calla Bacarisse.
Solana consagra.
Si habla Peñalver, parece que se abre una bisagra.
León Felipe, ¡duelo!
No tiene
ni
Patria
ni
silla
ni abuelo.
¡Duelo! ¡Duelo! ¡Duelo!
Yo le doy un consuelo,
un pañuelo
y
otro pañuelo.
Llega monsieur Lasso de la Vega,
il vient de dîner à l'hôtel Ritz,
il sait bien son rôle
et il porte sa fleur.
Parole
d'honneur .
En los rincones, algunas parejas
de seguridad y de señoras amarillas.
Miran a Torre y se estremecen
los guardias y las viejas;
él las cita a banderillas
con las orejas.
Discusión sin fin
sobre si es ultraísta Valle-Inclán,
que si patatín,
que si patatán.
En el mostrador suena un timbre: trin...
trin... trin... triiiiin.
Unos pocos pagan y todos se van.
Silencio, sombra, cucarachas bajo el diván.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada