GUILLERMO MOLINAS ROLÓN


San Miguel - Paraguay -Misiones, 1892

DEL JARDÍN DE LAS LEYENDAS
“En los tiempos ciclópeos".

Fue un despoblado trágico en olvido,
Donde el tropel sangriento de la raza
Se engrandeció con la última amenaza
Como el postrer arranque del vencido...

Allí la Alianza en su execrable caza
Lanzaba su epiléptico alarido
Y la ciclópea estirpe con su maza
Quería llenar el bosque de sonido.

Luego escuchóse un debatir violento
Cual lo supremo de una lucha heroica
Cuando fugaz se esquiva la victoria.

Y fue en un grito de dolor al viento
Todo el sollozo de la raza estoica
En los vastos silencios de la Historia...

Publicado en: Resista del Centro Estudiantil. 
Asunción. VIII. 30-VII-1914. Cfr.: Diálogo. Asunción. I. 15-VII-1955.

CANTO A LA RAZA II

Pasaron siglos ... unas blancas velas
cual gaviotas nostálgicas, la arena
abandonaban de una playa amena
dejando estelas, desafiando al mar...
Si la vierais … Con qué creciente empeño
las arrastraban a su azar los vientos!
Cual al liviano soplo los alientos
Arrebatan los pétalos de azahar!

Son unas carabelas españolas
Allá las lleva el pensamiento humano,
Van a buscar el fin del océano,
y tristes, mudas e imponentes son.
Van a buscar un país de espumas hecho
Donde duerme una ninfa abandonada,
Van a buscar la Atlántida encantada
Que en un delirio murmuró Platón... !

Van a buscar albergue entre las olas
Donde se encrespan las espumas. Fieras
van siguiendo tal vez a sus quimeras
hacia regiones donde duerme el sol
van a escuchar en la soñada tierra
de sus vientos los rudos batallares
o perderse en las ondas de los mares
Al abrazo del monstruo bramador.

Un hombre en una de ellas se asomaba,
y con afán de un visionario iluso
del sol miraba el titilar confuso
y contemplaba del ocaso el tul,
...sin duda la esperanza en sus ensueños
le besó con sus labios invisibles
y velada con mantos incoercibles
se confundió en el infinito azul...

Ese es Colón, el soñador sublime
el que escuchó en la noche tenebrosa
de la ignorancia, la implacable diosa
que con sus alas cubre el arrebol,
las voces augurales de lo ignoto
que le decía: Allá en el occidente
brotó un mundo magnífico esplendente
y está bregando con la luz del sol...

Y le dijo también que ha muchos siglos
una raza ha nacido en este mundo,
no en el lugar do el Noto Furibundo
ha soplado con recio tempestar,
sino entre limpios álveos de dos ríos
de tranquilas y lentas correntadas.
do juegan las ondinas y las hadas
Aguardando del alba el despuntar.

Y despertóse el gran predestinado
en redor suyo sólo vio la sombra
mas luego el numen de su patria nombra
y el sueño extraordinario le contó;
Pero su patria enferma, aletargada
bajo garras de mucho oscurantismo
lo reputó de utópico lirismo
y el maternal apoyo le negó!

Entonces triste, errante y vagabundo
buscó la caridad de otras naciones
Pero la aurora de albas ilusiones
Palidecerse vio más de una vez,
mas una joven reina de Castilla
la vencedora, aquella, de Granada
le dio la protección tan deseada
¡Era la musa de Colón tal vez!

Y vio entonces surcar desde el oriente
la inmensidad del azulado cielo
cada vez más acelerando el vuelo
hacia una extraña patria occidental
esos sueños, delirios, desengaños,
cual avecillas o amistosos guías
para enseñarle las traidoras vías
que van hacia el laurel de lo inmortal.

Y batalló a los pérfidos oleajes
con las espumas siempre porfiando
y al occidente siempre interrogando
enfurecerse el elemento vio,
y luego entre la bruma aterradora
que aun envolvía al ensoñado ocaso
destroza un velo para abrir un paso
y nuevo mundo a las edades dio...!

Y pisó nueva tierra el argonauta
El más audaz que han historiado siglos
nos recuerda la edad de los vestigios,
la edad heroica, aquella, de Sansón;
En la que el tan deseado vellocino
Aquel héroe de helénica leyenda
en singular y desigual contienda
Arrebató en la Cólquida al dragón.

¡Colón! ¡Colón!, tu colosal empresa,
que no escuchó aquel razonar mezquino
del alto tribunal salmanquino,
¡siempre admirando está la humanidad
recibe como ofrenda estas estrofas
Que, estremecidas, tu grandeza nombre...
¡Tú, el que hacia el mundo salió de la sombra
Ha marchado a buscar la eternidad...!

Publicado en: Revista del Centro Estudiantil, 
Asunción, setiembre de 1910.

MI NOCTURNO IMPOSIBLE

Naufragaban las últimas nubes que brujularon hacia el Austro
….. (impasible,
Y el jardín pensativo se aromaba en la pompa de su gloria
….. ( de flor;
El follaje doliente se angustiaba en plegarias como un sueño
….. (imposible
Y entre místicas hojas las magnolias de argento suspiraban de
….. (amor.

Fue una noche silente, y era talmente digna para el alma en
….. (exilio,
Bajo el amplio extasismo que atormenta el instante con inerte
….. (esplendor,
Los prodigios del tono de capricho feérico trasuntaba un idilio,
Remedaron los pétalos una como la seda de tu mano
….. ( en temblor.

¡Ah! esa paz melancólica, perfumada y egregia me inspiró mi
….. (nocturno
Con urdimbres de rimas de quimérica estirpe como azahares
….. (sin par,
-Y es muy blanco y con esas inefables tristezas que se intima
….. (el eburno-
Para ti, ¡oh bien amada! que el milagro conoces del placer
….. (de llorar...
¿No recuerdas la noche? Clausuraron las nubes su postrera
….. (arrogancia,
Y el espejo del cielo fingió un huerto simbólico con nostalgia
….. (de azul
Y en el gris oxidado fue la heliófila luna girasol sin fragancia
Como reina proscrita con cortejo en derrota por un campo
….. (de tul...

Y el nocturno perdura, son estrofas exóticas como perlas
….. ( lejanas,
Donde mustian los nácares irisadas realezas que traslucen
….. ( palor;
Sufre irreales narcosis de imposibles orquídeas: suntuosas
….. (sultanas
Blasonadas y etéreas de mi turris ebúrnea: tus bellezas en flor.

Son sus dísticos claros prismatismos sutiles de las tardes
….. ( agónicas,
Los que croman alcázares de color de tus ojos, con lamentos de
….. (Sol,
Sus estancias se placen en el cándido empeño de las notas
….. (canónicas
Y en el vago columpio de los cuentos alados que soñara Perrault.

Y aquel albo nocturno, si lo evoca hoy mi pluma, se diluye y
….. (se aleja,
Se disipan sus rimas como lirios con alas que volaran a Orión;
Tú lo sabes, por eso, cuan enferma de estrellas llevo el alma, y
….. (la queja
Con que sufro un delirio de horadar el pasado para ser
….. (Salomón!...



No hay comentarios:

Publicar un comentario