PEDRO PAZ-SOLDÁN Y UNANUE



Lima-Perú, 1839 - 1895

A TI

¡Como hasta aquí viniera,
En alas de las brisas voladoras,
La sílfide ligera,
La dulcísima virgen hechicera
Por quien suspiro a todas horas!
Cuánta delicia sentiría al verte
¡Oh mujer adorada!
¡Como al supremo cielo bendijera
Si tuviese la suerte
De estrecharte en mi seno, aunque supiera
Que una mirada amante de tus ojos,
Y un dulce beso de tus labios rojos,
Me iban a dar la muerte!

¡Oh Laura mía, si me fuera dado
Estar siempre a tu lado!
Oyendo embebecido
Tu acento tan amante y tan querido,
Que al pasar por mi oído
Como vaga y celeste melodía
Mi corazón inunda de alegría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario