MAGDA PORTAL


Barranco, Lima, 1900 – Lima-Perú, 1989

NO TENGO PROCEDENCIA

amo la tierra
porque vengo del seno de la Tierra
pero tengo los brazos
tendidos al Mar

el sol castiga mis espaldas
y la sonrisa de la mañana
tiene besos salobres

abre sus rejas la ciudad
para los esclavos del hambre
donde el hombre tatuado de tristeza
muerde el pan cotidiano:

«todos los días son iguales»

gran argolla
ojos de ajusticiado
manos que arañan las ideas oscuras
nubes alegres
alegría del campo
alegría del cielo
alegría del mar

QUISIERA PERDERME EN MÍ MISMA

Quisiera perderme de mí misma
limbo de mi pensamiento
y haber perdido la mirada angustiosa
de mis ojos
para los pasos arrebatados por la muerte

Perderme de los hilos tensos
que el corazón tiende a los cuatro
puntos cardinales de la vida

Saltar el círculo que me aprisiona
y en el que se debate
serpiente cercada de llamas
mi juventud inútil

Perderse! Tendido vuelo
por sobre las agujas de las ciudades
más altas por sobre el mar
como un globo cargado de oxígeno
que sueltan a merced de los vientos

Lejos Más allá de todas las distancias

Lejos de mí

POSESIÓN
(p.24)

La sombra

cómo va poseyendo
la estancia vacía…
Silenciosamente

Las siete
Callamos Yo admiro
cómo hunde sus dedos en la sombra
en los raros objetos…
sin hacer un ruido

Afuera vocear de chiquillos
misérrimos
Adentro
silencio

La sombra me palpa los ojos
me palpa la frente
tiene suavidades de seda
su mano
tan tenue

Inmóvil contemplo
la sombra
que tiene la audacia
de tomarlo todo
Me despierta
mi aliento

Y hablo despacio
el amigo que se hunde en lo oscuro
y mira en silencio…

¡Cómo
va poseyendo la sombra
mi cuerpo…!

De Anima Absorta.

ANHELO
(p. 80)

Amplíame oh Dios los horizontes

alúmbrame los mares y los vientos
estoy hundida aquí como entre muros
de obscuridad y de silencio.

No quiero más ser yedra ni ser musgo
ala yo siempre fui ala ligera
que mi dolor no pese sobre mis hombros flacos
que no me entraben más cadenas.

Desnuda fui desnuda soy de todo
y canto más desnuda más sin pena
que me baste saber que soy la que ama
la que ama y nada espera.

Regando voy mi sangre por la tierra
amaneciendo sobre cada surco
muriendo renaciendo
con mi lámpara a cuestas.

Que nadie vea mi costado herido
ni mis manos mordidas por las fieras
mientras no olvide el corazón su canto
sembrando iré mi estrella.

De Costa Sur

MIEDO
(p. 154)

Miedo de decir miedo de que fluyeran en río incontenible

las palabras dulces y extrañas unas veces con sabor a sal
a yodo a olores profundos otras siniestras y terribles como
sangre recién vertida otras ay! como el agudo grito
que de salir podrá taladrar la noche

Pero estabas cerrada en tu silencio de piedra mientras
te bullía en el corazón en los ojos en los oídos todo
el tumulto de las palabras esa música jamás gustada
con tonalidades de infierno y trémolos de muerte

¿Por qué no te darían otra boca otras manos tal vez?
otros pies para ir por los caminos del mundo nueva Niobe
perseguida por el aguijón cruel de todos los deseos
cantando tu dolor diciendo tu inesperanza vertiendo a
raudales tu voz enloquecida?

En tus ojos lejanos se reflejaba el sol con los oros
temblorosos del atardecer

-De Constancia del Ser.
http://fernando-sabido-sanchez.blogspot.com/search/label/PERU?updated-max=2012-02-06T15%3A15%3A00%2B01%3A00&max-results=20&start=142&by-date=false

No hay comentarios:

Publicar un comentario