JERZY LIEBERT


Czestochowa-Polonia, 1904-Varsovia, 1931


TE ESTOY APRENDIENDO HOMBRE

Te estoy aprendiendo, hombre.
Aprendo poco a poco.
Con este difícil aprendizaje
mi corazón se alegra… y se duele.
Al amanecer florece la esperanza,
mas al atardecer ya no cree en nada.
Pero dude o confíe (ambas cosas son lo mismo),
a ti, hombre, te pertenece.
Te estoy aprendiendo, hombre
y nunca termino de conocerte.
Mas tu alegría matutina,
y tu tristeza vespertina comprendo.

RESPUESTA

Cuando observes el vuelo de las aves sobre la ciudad, tan sereno,
cuando sigas su movimiento, mayestático, sublime y armonioso,
cada vez más alto en el firmamento,

contempla la manera en que sus alas baten al unísono
y, en profundo silencio, hacia el mayor de los silencios se [dirigen,
hasta fundirse finalmente con el azul.

Y así, cuando me preguntes por qué mis palabras
fluyen silenciosas de mi pecho y cadenciosamente
van cayendo ante el Trono Divino,

mira de nuevo las palomas que bajo los cielos vuelan
y colma con su serenidad mis agitadas estrofas.
Y, de esta forma, podrás comprenderlo todo, amada mía.

(Traducción de Anna Sobieska y Antonio Benítez Burraco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario