ANGELA FIGUERA AYMERICH



Bilbao (España), 1902-1984


CARNE DE MI AMANTE

Mármol oscuro y caliente
tallado en músculo y fibra.
Carne de mi amante, carne
viril y prieta de mi vida.
Suave y blanda entre mis dedos;
fuego bajo la caricia.
Dulce y sabrosa a mis labius
como una fruta mordida...
Carne de mi amante carne
tan mía como la mía.

SIN LLAVE

Me tienes y soy tuya. Tan cerca uno del otro
como la carne de los huesos.
tan cerca uno del otro
Y, a menudo, ¡tan lejos!...
Tú me dices a veces que me encuentras cerrada,
como de piedra dura, como envuelta en secretos,
imposible, remota... Y tú quisieras tuya
la llave del misterio...
Si no la tiene nadie..No hay llave. Ni yo misma
¡ni yo misma la tengo!

DESEO

Tú, quieto, como piedra. Tú frío, como piedra.
Yo, con mi brasa oculta por un velo ¡tan tenue!

que el roce de tus labios lo hubiera destrozado...

Pero no fue...Yo acaso, te miré dulcemente;
acaso una sonrisa se me quedó en los labios...

Cien veces me has tenido. Antes. Después. Mil veces...

Y no sabrás que nunca, como entonces, se hubiera
alzado la perfecta llamarada del éxtasis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario