ENRIQUE HENRÍQUEZ


Santo Domingo - República Dominicana, 1859-1940


LEJANIA

Tu dulce nombre evoco
Suspiradoramente, noche y día;
Y a veces, evocándolo, he impregnado
De nupcial alegría
Este anchuroso corazón, que es tuyo;
Y esta congoja sin igual, que es mía:
La congoja sin término
De nuestra inexorable lejanía.
Tu dulce nombre evoco
Tal como si tu dulce nombre fuera
El de un gemelo mástil
Que sepulto estuviera
Bajo un inmensurable alud, en una
Ignorada ribera;
Y como si mi vida
El otro desolado mástil fuera!
Tu dulce nombre evoco
Hechizado de azul melancolía.
Mas, no es para que llegue
A ti mi evocación, Señora mía;
Ni para que la aguda pena calmes
De nuestra inexorable lejanía,
Pues yo, sin el licor d emi dolor,
De asfixia espiritual sucumbiría.
Y por eso tu dulce nombre evoco,
Suspiradoramente, noche y día.


MISERERE 

A Federico García Godoy

¡Oh torva muchedumbre! 
Clamó escalando el pensamiento mío 
la enrojecida cumbre 
¿Por qué al clamor impío, 
por qué al ciego conjuro de la guerra 
en pavor y en oprobio hundes la tierra? 
¡Ay, la ambición nefanda 
Júpiter, que en la abrupta serranía 
el rayo de la muerte desenfrena 
responde a mi demanda, 
con la voz de su ronca artillería, 
sumiendo el corazón en honda pena! 
Y entre escombros que aún gimen 
coronados de púrpura y de humo, 
dominio vasto y sumo 
a la arrogante vanidad franquea 
el brazo artero que enarbola el crimen, 
rindiendo sobre el campo desolado, 
cadáver profanado, 
el gigante cadáver de la idea.
¡Oh prostituido genio de la guerra 
que de un ámbito al otro el duelo espacias: 
tu inicua destrucción al mundo aterra, 
y aún tus brutales cóleras no sacias!
Tus airados cañones, 
con su intenso relámpago, no alegran 
generosos pendones: 
proclaman la igualdad, no la reintegran; 
ni infunden vigorosos ideales 
que reconstruyan en la noche aciaga 
la fe de nuestros tristes inmortales: 
noble faro extinguido 
en la conciencia nacional, inerme; 
eco viril que el desencanto apaga; 
gloria que el sueño de las tumbas duerme!... 
Y, ¡oh genio prostituido! 
vas por las cumbres fulminando males. 
Tus impasibles manos, 
que inmolan, sin horror, seres humanos; 
y que de un tajo vengador suprimen 
engreídas cabezas de tiranos, 
acaso fanatizan, no redimen: 
arrebatan, deslumbran; 
¡pero un ídolo abaten y otro encumbran!
Bien, ¡ay, en tanto, mi dolor lo advierte: 
no faltarán espíritus protervos 
que asidos a tu lábaro de muerte 
se finjan redentores 
cuando son sólo siervos 
de cadenas cargados y de errores.
¡Oh genio de las ruinas 
que en lo hondo del abismo te agigantas; 
que hacia la afrenta, sin rubor, caminas; 
que sobre escombros tu bandera plantas; 
que al bien agobias, la verdad quebrantas, 
y en cruel desenfreno, 
con la sangre y la escoria que fabricas 
haces lodo y salpicas 
el dolor de la Patria con tu cieno!
Cruel mentira es tu culto 
o sólo al mal eriges tus altares 
cuando acudes, terrífico, al tumulto, 
talando huertos, desquiciando hogares...
La purpúrea neblina 
que el vientre de las llamas ha exhalado, 
sube y crece y al cielo se avecina, 
mostrándole, en el campo desolado, 
una ciudad en ruina; 
un informe calvario 
de albergues cuyas cálidas pavesas 
sirven a esos albergues de sudario; 
y gimiendo salmódicas tristezas, 
un testigo de piedra: ¡el campanario!
Lejos, mucho más alto, en lo invisible, 
sobre la etérea soledad sombría, 
parpadeó, terrible, 
el ojo eterno, el que a Caín veía 
cuando el crimen horrendo cometía.
Después... ¡Oh, qué mortal presentimiento! 
¿Por qué evocar de Esparta el fin cruento?...
De remotas edades 
discurro, con dolor y con asombro, 
por entre las sublimes soledades 
que marcan su frontera a cada escombro. 
De las razas vencidas, 
medroso busco en vano 
el alma de las trágicas quimeras 
sin encontrar siquier, ¡oh gran Leonidas, 
magnífico espartano!, 
la tumba en que abrigaste tus banderas...
Si yo buscase un día, 
doliente peregrino, 
¡oh hermosa Patria mía! , 
el esplendente sol de tu destino 
y sólo hallase tierras devastadas, 
gigantescas montañas abatidas, 
y una legión de tumbas ignoradas, 
como la inmensa tumba de Leonidas... 
corriendo tras tu espíritu inmolado 
hundiera mi aturdido pensamiento 
en la extensión vacía; 
y, o muriera abrazado 
a la visón del Pabellón Cruzado, 
¡o en la bóveda azul del firmamento 
yo tu nombre inmortal escribiría!
Con acento sombrío 
todo ruge o solloza; 
todo, ay, agoniza en torno mío! 
Su imagen pavorosa 
la purpúrea neblina 
clava, profundamente, en mi retina. 
Tristes voces lejanas 
remedan el plañir de las campanas; 
y de la angustia en que mi pecho muere, 
sube a Dios este grito: «¡Miserere!»

No hay comentarios:

Publicar un comentario