EMILIO MOREL



El Seibo - República Dominicana, 1884-Nueva York, 1958


AQUEL LUCERO BLANCO

I

Aquel blanco lucero,
Al cerrarse los párpados del día,
Era siempre el primero
Que los ojos abría.
Y semejaba un pájaro cautivo
En el azul, imaginando vuelos
Y convirtiendo su mirada en vivo
Juego de claridad sobre los cielos.
Y siempre que el lucero aparecía
En su invariable senda,
Una envidiosa rana le decía
Desde el lúteo rincón de su vivienda:
-¿Por qué te asomas a mis soledades
Furtivamente? Dime lo que quieres
Al deslizar tus tibias claridades
En la quietud de mis anocheceres.
¿No sabes que la sombra es toda mía,
Lo mismo que el azul es todo tuyo,
Y que a veces me hastía
Hasta el fulgor errátil de un cocuyo?
Haciendo florecer en mi laguna
Frágil rosal de perla,
Viene a verme la luna
Sin que yo me moleste para verla.
Y sin embargo, tú, que nunca prendes
Una ilusión de luz en rosa alguna,
Me pides alabanzas, ¡y pretendes
Tener la aristocracia de la luna!
Así el reptil hablaba
Cuando el blanco lucero aparecía;
Y, después de croar, se acurrucaba
En su lúteo rincón, y se dormía…
Era la media noche
Cuando el aristocrático lucero
Fingía descender, en un derroche
De luces blancas, sobre el mundo entero.
Y despertó el reptil. Con hosco ceño
Fijó los ojos turbios en el hondo
Caudal del agua, y vio el perfil risueño
De su rival moviéndose en el fondo.
¡Cuán irónica fue su carcajada
Cuando creyó tenerlo prisionero,
Y figuróse ver, mustia y ahogada,
La argentina belleza del lucero!
-Ya ves, astro infeliz! Estabas ciego
De pueril vanidad. Tanto ufanarte
De unas galas efímeras: y luego
Caer entre mis aguas para ahogarte!
………………………………………………………….
Y ajeno a ese lenguaje rencoroso,
Desde una altura cenital el astro
Bañaba el lomo gris del envidioso
Con un blancor sereno de alabastro…

SAN FRANCISCO DE ASÍS ENTRE LOS PÁJAROS

I

San Francisco de Asís erraba un día
Por remotos parajes, preguntando
A cuanto ser veía
Si lo acosaba el hambre, si quería
Pan del pan que su mano iba dejando
A la miseria cruda y sin abrigo:
Pan de resignación y pan de trigo.
San Francisco de Asís buscaba un día
Vidas atormentadas
Por el dolor, cuando en el seno agreste
Y hojoso de la Umbría
Encontró la piedad de sus miradas
A un ruiseñor que estaba en la agonía.
-Hermano Ruiseñor… -exclamó el Santo,
Con los brazos en cruz, -hermano mío,
Dime si tu quebranto
Lo concibió la voluntad del cielo,
O si fue la del suelo
Para secar las fuentes de tu canto.
El ruiseñor no contestó. La suave
Bondad del Santo se inclinó hacia el ave
Para decirle: -Hermano,
Ven a mi soledad hasta que vuelva
La salud a tus carnes;
Allí no encontrarás florida selva
Ni paraje florido,
Sino el crudo rigor de los veranos:
Mas, para darte la ilusión de un nido
Fresco y amable, te daré mis manos.
Y San Francisco se llevó consigo
Al ruiseñor enfermo. Y fue tan dulce
El amoroso abrigo,
Y tan hijo del cielo
El infinito celo
Que el ave halló en el corazón del Santo,
Que a poco tiempo levantaron, juntos,
Una oración el uno: el otro, un canto.

II

Enfermo y solo… Lejos de la gente,
Que ignoraba su mal, pensaba el Santo
En que ya la Implacable
Rondaba ansiosamente
La tosca celda en que la limpia fuente
De su misericordia inagotable
Cantaba el bien, tan armoniosamente,
Y dijo al ruiseñor: -Mi buen hermano,
Muy pronto a mí me faltará el aliento,
Y a ti la débil mano
Que te busca el sustento;
Vuélvete, pues, al bosque y que te ayude
La mansa diestra del hermano Viento.
Y así dijo a los otros
Pájaros: -Vuestro nido
Os espera, volved a vuestro prado;
Y si encontráis que ha sido destrozado
Vuestro hogar venturoso, como he sido
Yo para con vosotros, sed vosotros
Con el que hubiere roto vuestro nido.
¿No sabéis que se encuentra
La hermana Muerte en el umbral, queriendo
Que mi conformidad le diga: entra?
Y gimió el desconsuelo
Del ruiseñor: -Oh, déjame a tu lado
Para verte cruzar, transfigurado,
Los caminos del cielo!
La turba alada dijo entonces: -¡Falta
Que nos enseñes la virtud más alta,
La de morir sonriendo!
Y cuando hablaron todos de tal suerte,
San Francisco de Asís sonrió, diciendo:
-Entrad, hermana Muerte…

No hay comentarios:

Publicar un comentario