DELIA WEBER


Santo Domingo República Dominicana,  1900-1982


ENCUENTRO 

Iba por el campo pisando las espigas,
mis pies eran ligeros y mi cuerpo como una
sombra. Me reñiste por no saber lo que hacía.
Oí al viento sollozar; pero no comprendí…
de lo alto del campo venía el río cantando
como un coro de niños… Quise sentir 
el frío del agua y posé mis pies gozosos,
dando la alegría de mi corazón. Me reñiste
por no saber lo que hacía. Se nublaba el
cielo pero no comprendí…
Distraída, jugaba en el olvido de todo.
Me llamaste desde lejos… Corrí a tu en-
cuentro… Cuando llegué estabas pálido, vol-
viste la espalda y , yéndote, me señalabas
atrás. Yo me senté a llorar; pero no comprendí…
Un día me fui espigando flores, inocentemente,
por el campo… Y los regaba por
donde habías pasado tú… Mi cuerpo ligero
velaba sobre tus huellas, escondido; pero no
viniste…
Después (como si la claridad hubiese 
dicho lo que era…) cogí agua, flores y espi-
gas, y fui a ti, que me esperabas, y las regué
sobre tu cuerpo… Sonriendo me diste el
conocimiento: aquel campo era mío.
y besé tu agua, tus espigas y tus flores…

LAS HERMANAS

(A la ora de un crepúsculo ardiente)
Hermana Primera
Mi cesta lleva un milagro…
Hermana Segunda
Yo busco las flores del valle más delicioso…
Hermana Tercera
Y yo el oro de las playas donde muere el sol…
Cuarta Hermana
Mi deseo es como las perlas del océano,
Incomparablemente suave…
Hermana Primera
Aprisa, hermanas, aprisa…
Hermana Segunda
Las nubes del cielo se aprietan sonrosadas,
Como secretos en el alma…
Hermana Tercera
Juntemos las cabezas, hermanas, que en
El cielo estamos dibujadas…
Hermana Segunda
¡Parece un campo de rosas, y de besos,
Y de alas!
Hermana Primera
Cerrad las cestas, hermanas…
Hermana Tercera
Estemos unidas, apretadas…
Hermana Primera
Caminemos aprisa, hermanas…
Cuarta Hermana
El sol baña de oro los espacios…
Hermana Segunda
¡Se dilata una danza de fulgores en tor-
no al esplendente carro del sol!
Hermana Tercera
¡El cielo se incendia!
Cuarta Hermana
¡Y es como el imperio de todo derroche!
Hermana Primera
Cantemos un himno que parezca lejano…
Hermana Tercera
Y juntemos las bocas, y sea uno el canto…
Hermana Primera
Aprisa, hermanas, aprisa. Mi cesta lleva 
Un milagro…
Hermana Tercera
(A la Primera Hermana)
Se apaga tu voz en el canto!
Hermana Primera
(A la Tercera Hermana)
¡Tu risa es la oración errante de las
Nubes rojas del cielo!
Hermana Segunda
Es como la lluvia que esta mañana regó el prado.
Cuarta Hermana
Y como el vuelo de la carrera que dimos
Juntas, de las manos…
Hermana Segunda
Como lloran los niños cuando están soñando…
Hermana Primera
(Dirigiéndose a la Segunda y a la Cuarta Hermana)
Decidlo bajito, no sea que adivine…
(Se juntan la Primera, la Segunda y la Cuarta Hermana)
Tiene en su risa la luz del que espera… (Sus miradas
Sonríen sobre la Tercera Hermana) ¡Aprisa,
Hermanas, aprisa!

REENCARNACIÓN

Yo he estado contigo, sí, estado contigo.
No vas a recordarlo, pero una vez, fuimos
Una vida entera, tú y yo…
Hiriéndome la mirada de dulzura, tus ojos
Hacen oriente de mi senda, y me llenan de

NADA

-Ese hombre que pasa llevó un día mi alma…
Corre, mira si en los ojos tiene la señal;
Si su espalda está aun encorvada, si lleva
En la boca todavía la luz, y sus manos
Están extendidas…
-Veo el camino solo. Va a salir la luna
Entre nubes oscuras.
-Pero ¿alguien pasa?
-Un hombre que no lleva nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario