LUCIAN BLAGA

Lancrăm, región de Alba-Transilvania - Rumania, 1895-1961


LA LUZ

La luz que siento
invadir mi pecho cuando te veo
no es acaso un reflejo de la luz
creada el primero de los días,
de la luz aquella sedienta de vida.
Agonizaba la nada
flotaba todo en lo oscuro
entonces el Insondable dio la señal:
«¡ Hágase la luz !»
Un mar,
una loca tormenta de luz
se hizo en un instante:
una sed de pecado, de frenesí, de deseo,
de pasión,
una sed de mundo y de sol.
Pero, ¿dónde se extravió la cegadora
luz de antaño?- quién sabe.
La luz que siento
invadir mi pecho cuando te veo-maravilla mía-
es quizá, el último reflejo
de la luz, creada el primero de los días.

SILENCIO

Hay tanto silencio alrededor que me parece oír
golpear en mi ventana
los rayos de la luna.

Versiones: Sebastián Teillier
 — 

No hay comentarios:

Publicar un comentario