VLADISLAV JODASEVICH

Moscú-Rusia, 1856-París, 1939


UNA VEZ MÁS

Tarde otoñal. Una vez más lloro.
Y quizá la Tristeza está cerca.
Una vez más la mano pálida
vistió mi corazón con una mortaja blanca.

¡Qué difícil, doloroso y amargo!
Una vez más los días saldrán al encuentro.
Una vez más el alma divisará luces rojas
en la oscuridad infinita.

Y por mucho tiempo se oirá
en la última bruma, el llanto afligido.
Yo espero. Hacia mí, de la oscuridad,
viene el verdugo.

EL CREPÚSCULO

La nieve se amontonó. Todo se calma, ensordece.
Una casa desierta se extiende a lo largo del callejón.
Una persona camina. Apuñalarla con un cuchillo -
Se arrimará a la cerca y no dirá nada.
Después bajará y se acostará cara abajo.
Y la respiración nívea del viento,
y el humo apenas perceptible de la tarde-
los precursores de la tranquilidad hermosa -
con soltura se marearán sobre él.
Y las personas acudirán corriendo como hormigas negras,
de las calles, de los patios, y se pararán entre nosotros.
Preguntarán, por qué y cómo lo maté, -
nadie comprenderá cuánto lo he querido.

HOJA

El niño que pasaba me dejó
una hojita en la ventana.
¡Cuántas venas y nervaduras,
qué complejo es su tejido!

Cómo se atormenta la semilla en la tierra,
antes de abrir su retoño,
qué difícil fluye en el tallo
el maleable y pegajoso jugo.

¿No es así cómo debo levantar
toda la carga de las pasiones, de las alarmas,
de las lágrimas, y de la felicidad - para conocer
la simple palabra - Dios?

EN LA CALLE ESTABA MEDIO OSCURO

En la calle estaba medio oscuro.
El brillo de la luz en la cortina ondeó.
La ventana golpeaba bajo el muro,
La sombra veloz de la pared huyó.

Feliz quien de cabeza hacia abajo cae:
Por un segundo para él el mundo es otro.

1922

¡AMIGOS, AMIGOS! QUIZÁS, PRONTO...

¡Amigos, amigos! Quizás, pronto,
No en sueños, sino en realidad,
De súbito cortaré el hilo
De las conversaciones vacías.

Obedeceré sólo el sonido
Del alma, que sin cesar canta,
Levantaré las manos al aire
Con la flor que en ellas crepita.

Yo miro y descubro
Un mundo, un camino de flores,
Si ustedes están de acuerdo
Juntos lo podemos cruzar.

1921
Vladislav Jodasevich (Moscú, 1886-París, 1939)
Traducción de Jorge Bustamante García
Golpe de Dados. Revista de Poesía. Número CLXVIII, Volumen XXVIII, "Poesía rusa del Siglo de Plata", Bogotá, noviembre/diciembre de 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario