MAKSIM BOGDANOVICH



Minsk- Rusia, 1891 – Yalta, 1917 


La tarde calurosa, el almiar suave, el viento sigiloso,
me costaron sobre el pecho de la tierra.
Columnas de polvo no se elevan junto al camino,
el cuerno pálido de la luna brilla en el cielo
donde las estrellas florecieron en silencio.

Adormecido por la quietud de la tarde
olvidé dónde está la mano, dónde la cabeza.
Veo que el alma se une con la naturaleza,
el viento hace temblar las estrellas sobre mí,
oigo la hierba crecer en calma.

1910

No hay comentarios:

Publicar un comentario