SARANDY CABRERA



Rivera; 1923 - Montevideo - Uruguay, 2005

EL PONCHO

Siendo yo niño, murió mi padre en una pelea. Valiente como el que sea, o tal vez más, digo yo…

Y de su vida quedó,
que se quebró de raíz,
de aquel buen tiempo feliz,
cinturón, bolas preciosas,
carteras y, entre otras cosas,
un hermoso poncho gris.

Lindo poncho de verdad
que recuerdo con cariño,
y era en mis sueños de niño
imagen de quien no está.
Si existe quién lo usará,
hoy me digo, si me pierdo,
si mando un recuerdo lerdo,
poncho, por dónde andarás;
llego a pensar si serás
sólo el sueño del recuerdo.

Poncho, por qué te has perdido
en las vueltas de la vida,
como la vida perdida
de aquel varón elegido,
cuyo recuerdo encendido
quiebra la voz cimarrona
de nostálgica persona
de sien y cabeza cana,
alto el sol de la mañana,
estas décimas entona.

Otros ponchos he tenido
en la vida y la tarea,
tela fina, tela fea,
ponchos que he usado y querido.
Año tras año he vivido
andando y andando tanto,
y si afronté sin espanto
priedo y dolor cual mi padre,
otro no hallé que me cuadre
como ese poncho que canto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario