POETAS BRASILEÑOS



ABGAR RENAULT
ADELGISA NERY
ADELINA LOPEZ VIEIRA
ALBERTO DE OLIVEIRA
ALPHONSUS DE GUIMARAENS
ALVARO CUNQUEIRO
ANA LINS DOS GUIMARAES PEIXOTO
ANTONIO CANDIDO DE MELLO E SOUZA
ANTONIO DE CASTRO ALVES
ANTONIO GONÇALVES DIAS
ARIANO VILAR SUASSUNA
ARTUR AZEVEDO
AUGUSTO DOS ANJOS
AUGUSTO MEYER
CAMILO PESSANHA
CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE
CECILIA MEIRELES
FRANCISCO ALVIM
GILKA MACHADO
GUILHERME DE ALMEIDA
HENRIQUETA LISBOA
JOAO CABRAL DE MELO NETO
JORGE DE LIMA
JOSE OITICICA
LUCIA AIZIM
MANOEL DE BARROS
MANUEL BANDEIRA
MARIA DE ARRUDA MULLER
MURILO MENDES
OLAVO BILAC
OSVALDO BAZIL
OSWALDO DE ANDRADE
PAULO MENOTTI DEL PICCHIA
RAUL BOPP
TYRTEU ROCHA VIANNA
VINICIUS DE MORAES
WILLIAM BAECKER
WILSON ROCHA

CECILIA MEIRELES

"Hay personas que nos hablan y ni las escuchamos; hay personas que nos hieren y no dejan ni cicatriz pero hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida y nos marcan para siempre".
Cecilia Meireles
Río de Janeiro-Brasil, 1901-1964


CANTARÁN LOS GALLOS

Cantarán los gallos, cuando muramos,
y una brisa leve, de manos delicadas,
rozará los bordes, las sedas
mortuorias.
Y el sonido de la noche irá transpirando
sobre los claros vidrios.
Y los grillos a lo lejos truncarán los silencios,
los tallos de cristal, fríos, largos yermos,
y el enorme aroma de los árboles.
¡Ah, qué dulce luna verá nuestra calma
faz todavía más calma que su gran espejo
de plata!
¡Qué frescura espesa en nuestros cabellos,
libres como los campos de madrugada!
En la niebla de la aurora
la última estrella
asciende pálida.
¡Qué gran sosiego, sin hablas humanas,
sin el labio de los rostros del lobo,
sin odio, sin amor, sin nada!
Como oscuros profetas perdidos,
conversarán apenas los perros en las campiñas.
Fuertes preguntas. Vastas pausas.
Estaremos en la muerte
con aquel suave contorno
de una concha dentro del agua.

ESTIRPE

Los mendigos mayores no dicen nada, no hacen nada.
Saben que es inútil y exhaustivo. Se dejan estar. Se dejan estar.
Déjanse estar al sol o a la lluvia, con el mismo aire de entero valor,
lejos del cuerpo que dejan en cualquier lugar.
Entretiénense en extender la vida por el pensamiento.
Si alguien habla, su voz huye como un pájaro que cae.
Y es de tal modo imprevista, innecesaria y sorprendente
que para oírla bien tal vez giman algún ay.
¡Oh, no gemían, no!... Los mendigos mayores son todos estoicos.
Pondrán su miseria junto a los jardines del mundo feliz
pero no quieren que, desde el otro lado, sepan de la extraña suerte
que los recorre como un río un país.
Los mendigos mayores viven fuera de la vida: se excluyeron.
Abren sueños y silencios y desnudos espacios a su alrededor.
Tienen su reino vacío, de altas estrellas que no cobijan.
Su mirar jamás mira y su boca no llama ni ríe.
Y su cuerpo no sufre ni goza. Y su mano no toma ni pide.
Y su corazón es una cosa que, si existiera, súbito olvidaría.
¡Ah!, los mendigos mayores son un pueblo que se va convirtiendo en piedra.
Ese pueblo, que es el mío.

JORGE DE LIMA


União dos Palmares, Alagoas- Brasil. 1893 - Río de Janeiro, 1953



O ACENDEDOR DE LAMPIÕES

Lá vem o acendedor de lampiões de rua!

Este mesmo que vem, infatigavelmente,

Parodiar o Sol e associar-se à lua
Quando a sobra da noite enegrece o poente.

Um, dois, três lampiões, acende e continua
Outros mais a acender imperturbavelmente,
À medida que a noite, aos poucos, se acentua
E a palidez da lua apenas se pressente.

Triste ironia atroz que o senso humano irrita:
Ele, que doira a noite e ilumina a cidade,
Talvez não tenha luz na choupana em que habita.

Tanta gente também nos outros insinua
Crenças, religiões, amor, felicidade
Como este acendedor de lampiões de rua!

EL FAROLERO

Aquí viene la calle farolero!
Esto viene a pesar de que, sin descanso,
Parodiando el sol y la luna para unirse
Cuando los restos de la noche oscurece el oeste.

Uno, dos, tres lámparas, luces y sigue
Otra luz más tranquilo,
A medida que la noche gradualmente se hace más fuerte
Y la luna pálida sentidos solamente.

Triste ironía que el sentido de terrible ira humana:
El que la noche doira e ilumina la ciudad,
Puede que no han arrojado luz sobre el que habita.

Así que mucha gente también en la otra implica
Las creencias, la religión, el amor, la felicidad
Como este farolero calle!

CANTIGAS

As cantigas lavam a roupa das lavadeiras.
As cantigas são tão bonitas, que as lavadeiras ficam tão tristes, tão pensativas!

As cantigas tangem os bois dos boiadeiros! ¬
Os bois são morosos, a carga é tão grande!
O caminho é tão comprido que não tem fim.
As cantigas são leves ...
E as cantigas levam os bois, batem a roupa das lavadeiras.

As almas negras pesam tanto, são
Tão sujas como a roupa, tão pesadas como os bois ...
As cantigas são tão boas ...
Lavam as almas dos pecadores!
Lavam as almas dos pecadores!

CANCIONES

Las canciones de las lavanderas lavar la ropa.
Las canciones son tan hermosas, las lavanderas son tan tristes, tan atento!

Las canciones de la tangem ganaderos! ¬
Los bueyes son lentos, la carga es tan grande!
El camino es tan largo que no tiene fin.
Las canciones son la luz ...
Y las canciones toman los bueyes, las lavanderas de ropa beat.

Las almas negras pesan tanto, son
Tan sucio como las ropas, tan pesados como los bueyes ...
Las canciones son tan buenas ...
Lávese las almas de los pecadores!
Lávese las almas de los pecadores!

ETERNIDADE


ELE REVIU-SE:

não era mais
nem corpo
nem sombra
nem escombros.

Como foi isso?
Tudo irreal:
um barco
sem mar
a boiar. 

Ele sentiu-se:
recomeçava.
Vivera
morrendo
numa estrela.

Ele despiu-se
de quê
De tudo
que amara.
Surdo-mudo
cegara.
Agora vê. 

ADALGISA NERY

Río de Janeiro-Brasil, 1905 - 1980

POEMA SEGUNDO

Quiero acariciarte infinitamente para hacerte sufrir;
quiero que sepas, más todavía,
lo que es la gloriosa alegría del amor
y el desaliento profundo del vivir.
Quiero que mi cuerpo sea para tus sentidos
como el pensamiento
constante que domina y aprisiona
en todos los momentos.
Quiero que tu nostalgia viva
en tu mirada, recordando mi voz
en el ancho silencio de la noche
y en las mudanzas del día.
Quiero que únicamente te liberes de tu inquietud
cuando me sientas abandonada y tímida
perdida en tu cuerpo
para el amor sin límite.

"Los poemas de amor más bellos del mundo
Atlántico Sur Editor.

VINICIUS DE MORAES

"Qué desespero trae el amor, yo que no sabía lo que era el amor, ahora lo sé porque no soy feliz" 
Vinicius de Moraes
Río de Janeiro (Brasil), 1913-1980
AUSENCIA

Dejaré que muera en mí el deseo
de amar tus ojos dulces,
porque nada te podré dar sino la pena
de verme eternamente exhausto.
No obstante, tu presencia es algo
como la luz y la vida.
Siento que en mi gesto está tu gesto
y en mi voz tu voz.
No quiero tenerte porque en mi ser
todo estará terminado.
Sólo quiero que surjas en mí
como la fe en los desesperados,
para que yo pueda llevar una gota de rocío
en esta tierra maldita
que se quedó en mi carne
como un estigma del pasado.
Me quedaré... tu te irás,
apoyarás tu rostro en otro rostro,
tus dedos enlazarán otros dedos
y te desplegarás en la madrugada,
pero no sabrás que fui yo quien te logró,
porque yo fui el amigo más íntimo de la noche,
porque apoyé mi rostro en el rostro de la noche
y escuché tus palabras amorosas,
porque mis dedos enlazaron los dedos
en la niebla suspendidos en el espacio
y acerqué a mí la misteriosa esencia
de tu abandono desordenado.
Me quedaré solo como los veleros
en los puertos silenciosos.
Pero te poseeré más que nadie
porque podré irme
y todos los lamentos del mar,
del viento, del cielo, de las aves,
de las estrellas, serán tu voz presente,
tu voz ausente, tu voz sosegada.

Versión de Mariano Ramos

LA HORA ÍNTIMA

¿Quién pagará el entierro y las flores
si yo muero de amores?

¿Qué amigo será tan amigo
que en el entierro esté conmigo?

¿Quién, en medio del funeral
dirá de mí: "Nunca hizo el mal...?

¿Quién borracho, llorará en voz alta
por no haberme traído nada?

¿Quién deshojará violetas
en mi tumulto de poeta?

¿Quien lanzará tímidamente
al suelo un grano de simiente?

¿Quién mirará, cobarde,
la estrella de la tarde?

¿Quién me dirá palabras mágicas
que hagan empalidecer a los mármoles?

¿Quién, oculta en velos oscuros,
se crucificará por los muros?

¿Quién, con el rostro descompuesto,
sonreirá: Rey muerto, rey puesto...?

¿Cuántas, en presencia del infierno
sentirán dolores de parto?

¿Cuál la que, blanca de recelo,
tocará el botón de su seno?

¿Quién loca, ha de caer de
hinojos sollozando tantos sollozos
que despierte recelos?

¿Cuántos, los maxilares contraídos,
con sangre en las cicatrices
dirán: Fue un loco amigo...?

¿Qué niño mirando a la tierra
y viendo moverse a un gusano
tendrá un aire de comprensión?

¿Quién, en circunstancia oficial,
propondrá para mí un pedestal?

¿Qué llegados de la montaña
tendrán circunspección tamaña
que he de reír blanco de cal?

¿Cuál la que, el rostro al viento
lanzará un puñado de sal
en mi guarida de cemento?

¿Quién cantará canciones de amigo
el día de mi funeral?

¿Cuál la que no estará presente
por motivo circunstancial?

¿Quién clavará en el seno duro
una hoja oxidada?

¿Quién, con verbo inconsútil,
ha de orar: La paz le sea dada?

¿Cuál el amigo que, a solas consigo,
ha de pensar: No será nada...?

¿Quién será la extraña figura
a un tronco de árbol recostada
con mirar frío y aire de dudas?

¿Quién conmigo se abrazará
y tendrá que ser arrancada?

¿Quién va a pagar el entierro y las flores
si yo muero de amores?

Versión de César Conto

ANTONIO CANDIDO DE MELLO E SOUZA

Río de Janeiro-Brasil, 1918


VII


Ao céu regresso.
Quero dizer
à terra anoitecida
pelo amor.
Extasio-me
com a terrestre vida dos astros.
Passeio
por uma estrada de estrelas.
Isto é
uma estrada de flores sublimadas
pela noite.
Vou visitar um estábulo
em pleno universo.
Zodíaco.
Jardim zoológico astral.
Lá estão as constelações
irradiando o seu frio.
Quero dizer
os animais pela memória
desterrados.
Regresso à noite.
Piso a escuridão.
Olho o céu
como se a terra visse.
As estrelas são flores.
As constelações são animais.
O céu é um jardim
com um estábulo no meio.
Comem flores os animais da terra.
Mastigam estrelas os do céu.
O céu também é um chão
mas um chão feito de memória.
Estão lá os mitos.
Isto é
homens elevados
pela luz e pela palavra.
Pisam-se lá em cima astros
como em baixo
se pisam pedras.
No céu passo por mitos
e por ideias.
Estão lá poemas.
Quero dizer
coisas metaforizadas
por esta outra noite do mundo
íntima e secreta
que são as palavras.

Traducción

Volver al cielo.
Quiero decir
A la tierra anochecida
por el amor.
Extásiome
con la vida terrestre de las estrellas.
Paseo por
un camino de estrellas.
a saber
una carretera de flores sublimadas
por la noche.
Voy a visitar a un establo
En pleno universo
Zodiac.
Jardín zoològico astral.
Hay constelaciones
irradiando su frío.
Quiero decir
animales por la memoria
desterrados.
Regreso por la tarde.
Piso lavoscuridad.
Ojo del cielo
como si la tierra se veía.
Las estrellas son las flores.
Las constelaciones son animales.
El cielo es un jardín
con un estables en el medio.
Comen floresr animales terrestres.
Mastican las estrellas del cielo.
El cielo es también un terreno
pero un suelo hecho de memoria.
¿Existen mitos.
a saber
hombres altos
por la luz y la palabra.
Intensificación de astros arriba
como por debajo
si peldaños.
En el paso por los mitos cielo
e ideas.
Hay poemas.
Quiero decir
cosas metaforizada
este mundo otra noche
íntimo y secreto
que son las palabras.

António Cândido Franco, Estâncias Reunidas 1977-2002, Edições Quasi: 2020, p.29-30, 148-149

MURILO MENDES

"Prefiero el infierno a las dudas finales provisionales"
Murilo Mendes
Juiz de Fora, Minas Gerais-Brasil, 1901 - Lisboa, 1975




EL TAXI

Mi lengua rompió mi pelo delicado 
hasta erizarte los huesos 
de esas piernas tuyas 
que invenciblemente me abrazaron. 
Y el hombre del taxi volandero 
que arrasaba las calles 
buscando un hotel 
se fue de los espejos despreció los silbatos los semáforos 
eligió otros rumbos y a la puerta de su casa nos puso exactamente. 
Ah Erótica mía 
recuerdas que bajamos 
repletos de música y zumbidos 
tú ibas saltando en un zapato mío 
yo tenía en el pecho tu suéter de miel. 
El señor del taxi 
nos trajo dos copas amarillas de ron: 
después que bebimos 
supo desnudamos con un gesto 
de hambre global. 
Erótica mía 
nos condujo a su cama 
de ropas alteradas 
periódicos cenizas cuerpo en soledad. 
Y así fue Erótica mía 
que ejercimos nuestra esgrima inevitable 
en aquel territorio 
sin noche ni sol. 
El señor del taxi observaba la espuma furiosa 
que rompía las puertas 
y rasgaba la pared. 
Nos esperó sentado 
en su barco de ruedas 
como un almirante 
besado por el mar. 

MÁRIO DE ANDRADE


São Paulo-Brasil, 1893 - 1945 

ODA AL BURGUÉS

¡Yo insulto al burgués! ¡Al burgués-plata,
al burgués-burgués!
¡La digestión bien hecha de São Paulo!
¡Al hombre-panza!, ¡al hombre-culón!
¡Al hombre que siendo francés, brasileño, italiano,
es siempre un cauteloso poco-a-poco!

¡Yo insulto a las aristocracias cautelosas!
¡A los barones bandidos!, !a los condes Juanes!, a los duques rebuznos!
que viven dentro de muros sin saltos;
y gimen sangre de unos cuantos duros débiles
para decir que las hijas de su señora hablan francés
y tocan el “Printemps” aporreando el piano!

¡Yo insulto al burgués-funesto!
¡Al indigesto puchero con tocino, señor de las tradiciones!
¡Fuera los que guarisman las mañanas!
¡Mira la vida de nuestros setiembres!
¿Hará Sol?
Pero a la lluvia de los rosales,
¡el éxtasis dará siempre Sol!

¡Muerte a la gordura!
¡Muerte a las adiposidades cerebrales!
¡Muerte al burgués-mensual!,
¡al burgués-cine!, ¡al burgués-coche!
¡Panadería Suiza! ¡Muerte viva al Adriano!
“-Ay, hija, ¿qué te regalaré para tu cumpleaños?
-Un collar… -¡¡¡Mil quinientos!!!
¡Pero nosotros nos morimos de hambre!”

¡Come! ¡Cómete a ti mismo!, oh, gelatina pasmada!
!Oh! !Puré de patatas morales!
!Oh!, !pelos en las narices!
!Odio a los temp
¡Odio a los relojes de carne y hueso!
¡Odio a las cuentas! !Odio a los colmados!
¡Odio a los sin desfallecimientos ni arrepentimientos,
sempiternamente a las rutinas convencionales!
Con las manos atrás!
¡Dos a dos! !Posición primera! ¡ Marcha!
¡Todos para el Central de mi rencor embriagante!

¡Odio e insulto!
¡Muerte al burgués de hinojos,
en olor de religión y que no cree en Diós!
¡Odio rojo!
¡Odio fundamento, sin perdón!

¡Fuera!

SOY TRECIENTOS

Soy trecientos...

Yo soy trescientos, soy trescientos y cincuenta,
La sensaciones renacen de sí mismas sin reposo,
¡Oh, espejos, oh! ¡Pirenos! ¡Oh, caizaras!
Si muerte un dios, iré a Piauí a buscar otro!
¡Abrazo en mi lecho las mejores palabras,
Y los suspiros que doy son violines ajenos;
Piso la tierra, como quien descubre a hurtadillas
En las esquinas, en los taxis, en las alcobas sus propios besos!

Yo soy trescientos, soy trescientos y cincuenta,
mas por fin un día toparé conmigo…
Tengamos paciencia, golondrinas breves,

Sólo el olvido es lo que condensa,
Y entonces mi alma servirá de abrigo.

EL POETA COME MANI

Noches pesadas de perfumes y calores amontonados . . .
Fue el Sol quien por toda esta grandeza deL Brasil
anduvo marcando de moreno a los brasileros.

Estoy pensando en los tiempos de antes de que yo naciera . . .

La noche era para descansar. Las carcajadas blancas de los mulatos.
¡Silencio! El Rmperador medita sus versecitos.
Los caramurús* conspiran a la sombra de los manglares ovales.
Sólo los Creo en Dios Padres hermanaban a los hombres de mi país.
De una vez los cimarrones supieron que no había más esclavos,
por causa de ello mucha virgen dei rosário se perdió ...
Pero el desastre verdadero fue enmuñecar esta República temprana.
Analfahetolandia mestiza . . .
La gente aún no se sabía gobernar . . .
Progresar, progresamos un pedazo
que el progreso también es una fatalidad ...
Será lo que el Señor quisiera! ...

Estoy con deseos de desastres ...
Estoy con deseos del Amazonas y de los vientos zancudos
recostándose en la madera de los batientes ...
Tengo deseos de vihuelas y de soledades sin sentido . . .
Tengo ganas de gemir y de morir

Brasil ...
Masticado en la calidez sabrosa del maní . . .
Hablado en una lengua niña,
de palabras inciertas de remelada dulzura melancólica . . .

Salen lentas frescas trituradas por mis dientes huenos . . .
mojan mis labios que dan besos esparcidos y lentos
y después semitonan sin malícia oraciones bien nacidas . . .
Brasil amado, no porque sea Pátria mía.
Pátria es acaso de migraciones y de pan nuestro donde Dios diera . . .

Brasil que yo amo porque es el gesto de mi brazo aventurero,
el grito de mis descansos,
el balanceo de mis cánticos, de mis amores y mis danzas.
Brasil que yo soy porque es mi expresión muy graciosa,
porque es mi sentimiento pachorrento,
porque es mi manera de ganar dinero, de comer y de dormir.

MADRUGADA

Mañanita.
La italiana viene a la playa del arroyo.
Está derrengada y con sobras de sueño asomándole a los ojos.
Tira el ato de ropas a Ias piedras
y queda un momento erguida al sol.
La nariz le palpita que ni pecho de paloma.
Mastica la boca sin lavar
que tiene huellas de plátano y de café.
Respira.
Al final se despereza
irguiendo para los ángeles el seno creador.

RONDO PARA USTED

Rosa, de usted yo no quería
recibir tan óolo ese abrazo
tan despacito que usted me da.
ni gozar tan sólo ese beso
tan mojadito que usted me da.
Yo no quería solo porqué,
por todo cuanto usted me dice
ya repare que en su pecho
solloza el corazón bien hecho
de usted.

Pues por eso yo imaginé
que junto con ese cuerpo delgado
morenito que usted me da,
con Ia belleza y con la gracia
y con la risa que usted me da
y me entontecen como no sé,
bien que querría tener también,
lo que vive atrás de su rostro, Rosa,
el pensamiento, el alma, el disgusto
de usted.

MADRIGAL

Tu amor venía de los deseos irritados,
ardientes como los morros del naciente en las primeras horas de la
mañana.
Tu beso era como el grito de la araponga,
me iluminaba y me aturdía con viril golpe estridente.
Tu abrazo era comolIa noche dormida en la hamaca,
que hasta el día deja los miemhros blandos, tibios y torpes.
Poseyéndote yo me alimentaba con la miel de los guarapurús,
miel ácida, miel que no sacia,
miel que da sed cuando las fuentes están lejanas,
cu ando la modorra es más desoladora
y está el cuerpo más exhausto.


EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS

Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…
Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió
que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables,
donde se discuten estatutos, normas, procedimientos
y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros y ventajeros.
Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar
a los más capaces, para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.
Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa….
Sin muchas golosinas en el paquete…
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades..
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad
y la honradez.
Lo esencial es lo que hace
que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente,
que sepa tocar el corazón de las personas….
Gente a quien los golpes duros de la vida,
le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí…. tengo prisa… por vivir con la intensidad,
que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas
que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitas,
que las que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz
con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma,
porque de cualquier manera llegarás..

 —