POETAS COLOMBIANOS


1.      ALBERTO ANGEL MONTOYA
2.      ALVARO MUTIS                                                                                                       
3.      ANTONIO GOMEZ RESTREPO                                                                               
4.      ANTONIO LLANOS
5.      ANTONIO MARIA FERRO BERMUDEZ
6.      AQUILINO VILLEGAS
7.      ARCESIO ESCOBAR                                                                                                    
8.      ARTURO CAMACHO RAMIREZ
9.      AURELIO ARTURO                                                                                                     
10.   AURELIO MARTÍNEZ MUTIS                                                                                  
11.   BELISARIO PEÑA
12.   BERNARDO ARIAS TRUJILLO
13.   BLANCA ISAZA DE JARAMILLO MEZA
14.   CANDELARIO OBESO
15.   CARLOS CASTRO SAAVEDRA                                                                                 
16.   CARLOS ENRIQUE MUNGO                                                                                   
17.   CARLOS VILLAFAÑE
18.   CÉSAR CONTO
19.   CIRO MENDÍA
20.   ENRIQUE BUENAVENTURA                                                                                      
21.   EDUARDO CARRANZA                                                                                             
22.   EDUARDO CARRASQUILLA MALLARINO
23.   EDUARDO CASTILLO                                                                                                 
24.   EDUARDO COTE
25.   EDUARDO GOMEZ
26.   FEDERICO VELASQUEZ                                                                                             
27.   FERNANDO ARBELÁEZ                                                                                             
28.   FERNANDO CHARRY LARA                                                                                     
29.   GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ                                                                                 
30.   GERMÁN PARDO GARCÍA
31.   GUILLERMO VALENCIA CASTILLO                                                                       
32.   HELCÍAS MARTAN GÓNGORA
33.   HERNANDO DOMINGUEZ CAMARGO                                                              
34.   JORGE GAITÁN DURÁN                                                                                           
35.   JORGE ISAACS                                                                                                             
36.   JORGE ROBLEDO ORTIZ                                                                                           
37.   JORGE ROJAS                                                                                                              
38.   JOSE ASUNCION SILVA
39.   JOSE EUSEBIO CARO
40.   JOSE EUSTASIO RIVERA
41.   JOSE FERNANDEZ MADRID
42.   JOSE MANUEL ARANGO
43.   JOSE MARIA LLERAS Y GONZALEZ                                                                       
44.   JOSE MARÍA RIVAS GROOT
45.   JOSE MARIA SAMPER
46.   JOSEFA ACEVEDO DE GOMEZ                                                                               
47.   JULIO ARBOLEDA ROMBO                                                                                      
48.   JULIO FLOREZ                                                                                                              
49.   LEON DE GREIFF                                                                                                         
50.   LUIS CARLOS LOPEZ
51.   LUIS VARGAS TEJADA
52.   LUIS VIDALES
53.   LUIS ZALAMEA BORDA
54.   MIGUEL RASH-ISLA                                                                                                  
55.   PORFIRIO BARBA JACOB
56.   RAFAEL MAYA                                                                                                            
57.   RICARDO CARRASQUILLA
58.   RICARDO NIETO
59.   SANTIAGO PEREZ MANOSALVA
60.   SILVERIA ESPINOSA DE RENDON

SILVERIA ESPINOSA DE RENDON

Sopó-Colombia, 1815- Bogotá, 1886

¿VIVIR?


Vivir?, vivir? Y para qué Dios mío?
Dónde está el bien en esta ingrata tierra?
dónde la lucha en la constante guerra
que sufre y que destroza el corazón?
Vivir sin esperanza, sin amores
siempre aguardando en la mansión terrena
esa fuente de paz dulce y serena
que ahuyente del alma la aflicción.
Vivir como vive en el olvido
la solitaria flor de la montaña
y perecer como la débil caña
que arrastra en su aluvión el huracán.
Esa es la historia de la raza humana
de nuestra vida la cansada historia,
amor, tristeza, paz, honor y gloria
todo mentira, todo vanidad.
Y si doblamos ante el dolor la frente
y un horizonte de dicha divisamos
pasa un instante, Oh Dios, y solo hallamos
luto, amargura, llanto y soledad.
Mentira la esperanza lisonjera
que a nuestra mente cándida fascina,
que arrebata, seduce y alucina
con su mirada el pecho juvenil.
Mentira todo cuanto ven los ojos
y cuanto palpan las terrenas manos,
necio el que busca los consuelos vanos
que ofrece a la existencia el mundo vil.
Pero verdad, verdad consoladora
que a estos años de afán y de tormento
a esta vida de lucha y sufrimiento
otra vida feliz sucederá.
Una vida en que el alma enamorada
ha de encontrar del amor la eterna fuente
y al apagar su sed pura y ardiente,
sin acabarse nunca saciará.
Para vivir así, Dios de mis padres,
mi buen amigo y generoso dueño
por eso vivo el triste y largo sueño
que el mundo llama mísero vivir.
Que allá muy pronto encontraré dichosa
al buen amigo por quien triste lloro
que fue mi dicha, mi orgullo y mi tesoro
y cuya ausencia amarga mi existir.
Que allá bien pronto el llanto que derramo
los suspiros que exhala el alma mía
mi inconsolable pena, mi agonía
me alcanzarán tu bendición Señor
Padezca, pues, el corazón amante
inúndense de llanto mis mejillas
Te pido, Oh Dios, y de rodillas
te adoro y te bendigo en mi dolor.

ANTE EL SAGRARIO

Mientras más me castigas, más te amo,
y mientras más me afliges, más te quiero,
y mientras más me quitas, más espero,
y más y más tu aprobación reclamo.
Mientras más desolada, más te llamo,
aunque te muestres más y más severo,
y aunque sólo por ti de angustia muero,
sólo a tus pies mis lágrimas derramo.
No me ocultes más tiempo tu presencia,
no aumentes con tu enojo mis dolores,
no dejes sin tu amparo mi existencia,
porque a pesar de todos los rigores
con que me aflige aquí tu providencia,
tú eres mi Dios y todos mis amores

RICARDO CARRASQUILLA


Quibdó-Colombia, 1827 - Bogotá, 1886

UN BUEN MÉTODO DE VIDA

Madruga a las diez don Blas,
dura almorzando una hora,
y en vestir no se demora,
pues gasta tres cuando más.

Sale a la buena de Dios,
muy peripuesto y muy tieso,
y en la barra del congreso
se está mientras dan las dos;

Y en tanto que dan las tres,
para abrir el apetito,
toma en la fonda un traguito
salchichón y pan francés;

Y luego canta un rondó,
mientras ponen la comida,
o a don Farruco convida,
y juegan al dominó.

Deja el juego al calcular
que está la comida puesta,
come bien y duerme siesta
hasta el tiempo de cenar.

Si en comer es moderado,
es parquísimo en la cena:
se toma una taza llena
de café, y un pollo asado,

Un buen trozo de jamón,
dos panes, dulce de fresa,
y fuma de sobremesa
un cigarro de Girón;

Y un poco antes de acostarse
suele leer la gaceta,
porque dice que es receta
que le impide desvelarse;

Y con esto, y un bizcocho,
y una copa de jerez,
ronca bien desde las ocho
hasta el otro día a las diez.

MI SOBRINO

En casa tengo un sobrino
que se graduó de doctor,
y que charla con furor
y empuerca papel sin tino.

Ha perdido la chaveta,
y hace versos a millones,
y los nombra inspiraciones
o caprichos de poeta.

Llama azote el arriador,
acicates, las espuelas,
perlas los dientes y muelas,
sonoro parche, el tambor;

A los caballos, corceles,
mansas liebres los conejos,
y los más tristes gozquejos,
ejercitados lebreles;

Querubes, los querubines,
el mar, Ponto embravecido,
los amoríos, Cupido,
y los pescados, delfines;

La totuma, hirviente copa,
la chicha, licor de oro,
las lágrimas, triste lloro,
y undoso manto, la ropa;

La ortiga verde tomillo,
el caño, limpio arroyuelo,
la mujer, hurí del cielo,
y la flauta, caramillo;

Al bababuy, ruiseñor,
canario, al cucarachero,
al chirlobirlo, jilguero,
y al gallinazo, cóndor.

Mi sobrino no trabaja,
come como un sabañón,
y duerme como un lirón,
y mil petardos me encaja.

Yo lo suelo regañar;
que me come medio lado
le digo; y él muy airado
jura que se va a matar,

Porque la vida le pesa,
porque a sufrirla no alcanza;
mas tengo poca esperanza
de que cumpla su promesa

LUIS VARGAS TEJADA

Bogotá-Colombia, 1802 -Llanos orientales, 1829

AL ANOCHECER



Ya muere el claro día
Tras la cumbre empinada de los cerros,
Y en rústica armonía
Saludan su esplendor que se despide
Los sencillos pastores.
Los zagales y perros
Conducen el ganado a la majada;
El tardo insecto que la tierra mide
De su morada oscura
Por gozar de la brisa
Da la noche, a salir ya se apresura
Ostenta su hermosura,
En medio al tachonado firmamento,
La cándida lumbrera
Que desde su alto asiento
Refleja suavemente
La luz que esparce la encendida esfera.
Ay! de cuan refulgente
Brillo refleja ufana
Su tersa faz galana!
Mírala, Clori! En su belleza mira
La imágen del hechizo lisonjero
Que tu semblante inspira! 
¡Qué lánguido suspira
El céfiro ligero
Que los arbustos mueve,
Mientras sus ramas baña
El fresco aljófar que la tierra embebe!
Allí la blanda caña
Hacia la fuente su cabeza inclina,
Y a la avecilla que en su mimbre posa
Su propia imagen sin cesar engaña
Retratada en el agua cristalina
Cierra la tierra rosa
Su caliz perfumado
Y esconde ruborosa
El amor deseado:
Ay: cuanto mas se oculta es más hermosa!
Vamos a la colina
Que baña suave la sidérea lumbre;
Al pie de aquella encina
Que erguido allá se empina, 
Coronando el cerro la alta cumbre;
O allá donde el torrente,
Saliendo de la breña,
Por el cañón tajado se despeña. Allá nos sentaremos, Clori mía,
Y disfrutando las tranquilas horas
Que mece en su regazo la alegría,
Nuestro tímido acento juntaremos
A las voces canoras
Con que el bosque resuena:
Allí repetiremos
La tierna cantilena
Que afables entonaron los pastores,
Cuando concluida mi gravosa pena
Coronó la fortuna mis amores

MI ASILO

De un bosque enmarañado en la espesura, 
Bajo un peñasco inmóvil y musgoso, 
Negra mansión del búho pavoroso, 
Hubo una cueva, aunque pequeña, oscura.
En las entrañas de la tierra dura, 
Aquí mis manos con afán penoso 
Cavaron un asilo tenebroso, 
De un ser viviente triste sepultura.
Un giro anual el sol ha completado
Desde que ausente y solitario moro
En mi lóbrega tumba confinado.
Aquí mi amarga situación deploro;
Y cuanto tiempo en tan fatal estado
He de yacer, ¡ay infeliz! ignoro.

RECUERDOS

Fue un tiempo en que mi lira reinaba
con himnos de placer y de victoria,
Y en que mi frente de Helicón la gloria
Y el verde fauno con afán buscaba;
Mas ahora, ¡ay Dios! del infortunio esclava,
Repasa triste, la fatal memoria
De mi perdido bien; - ¡ qué transitoria
Fue la dicha que entonces me halagaba!
Huyeron como el humo aquellos días
En que de mirto y flores coronado
Brillaba entre festines y alegrías;
¡ Hoy ausente, proscrito y desterrado
Lloro las penas y las ansias mías,
En mi lóbrego asilo confinado.

RESIGNACIÓN

No importa que el poder y la venganza
Para labrar mi ruina se coligen,
Y encarnizados contra mi prodiguen
Cuantos recursos su furor alcanza.
Los crueles dardos que su mano lanza
Penetrar a mi sailo no consiguen;
Y por mas que sangrientos me persiguen,
No agotan en mi pecho la esperanza.
Porque supe ser hombre, como a fiera
La sociedad me arroja de su seno; -
Mas la virtud su imperio recupera,
Y con su influjo, de constancia lleno,
Sabré burlar la proscripción severa - 
O hasta el cadalso caminar sereno.

MIS COMPAÑEROS

¡ Oh, vosotras, canoras avecillas,
Que con vuestras tonadas halagüeñas
El fondo silencioso de estas breñas
Alegrías inocentes y sencillas !
¡ Oh vosotras, fragantes florecillas,
Que brillando entre el musgo de las peñas
Mostrais en vuestros cálices, risueñas,
Mil rústicas y amables maravillas!
! Y vosotros, oh arbustos lisonjeros,
Que rodeáis el asilo miserable
De un ser doliente, solo y fujitivo!
Vosotros los amados compañeros
Solo sois de mi suerte miserable
Y aliviais las angustias en que vivo

LUIS CARLOS LOPEZ

Cartagena-Colombia, 1879 - Cartagena 1950

A SATÁN


Acude, rey infernal.
Fausto
Satán,
te pido un alma sencilla y complicada
como la tuya. Un alma feliz en su dolor.
Tú gozas - y yo envidio tu alegre carcajada -
si un tigre, por ejemplo, se come a un ruiseñor.
¡Mi vida, esta vida te ofrece una trastada!...
-Mi vida, flor inútil sin tallo y sin olor,
se dobla mustiamente ya casi deshojada...
Y el tedio es un gusano peludo en esa flor.
¡Pensar diez disparates y hacer mil disparates!...
Pués tú, Satán, no ignoras; que yo perdí el camino,
y es triste -aquí en la tierra del coco y del café-
vivir como las cosas en los escaparates,
para de un aneurisma morir cual mi vecino...
¡ Morir sentado en eso que llaman W.C !


NUEVA YORK



¡Pepito, Pepito, hay pelea!
I
¡Pobre y más que imposible vestido provinciano,
de ajustada chaqueta, de angosto pantalón,
que allá en mi villa fuiste tan elegante... En vano
serás aquí lo quo eras, vestido "comme il faut!".
Salimos de la tierra tranquila del banano,
y en este manicomio revuelto de los "truts",
quién sabe si algún taxi nos mande hacia el arcano
sin un whisky y sin una pastilla "chewing gum!".
Ciudad que vive en una perpetua pesadilla
febril y alucinante, que angustia y maravilla,
donde no canta un gallo, donde todo es un "bluf".
Que a mí me causa insomnio, que a ti te quita el sueño
tornándote neurótico, lo mismo que a tu dueño,
¡porque fue un disparate venirnos a New York!...

II

Rascacielos, enormes rascacielos, que al paso
nos salen cual fantasmas de otro planeta... Yo
y tú, dos infelices oriundos del acaso,
ciegos, mudos y sordos quedamos como Lot!
¡Dime qué haremos, dime qué hacer en este caso...
Mira tú si es idiota viajar en ascensor,
no sabiendo nosotros, biznietos del atraso,
ni jugar a ese juego científico del golf!...
Vámonos para el pueblo, para la oscura grieta
sabrosa de mi pueblo, que a ti de la bragueta
del susto, sí, del susto, se te cayó un botón!...
Y es triste y no queremos entre estas zaragatas,
vivir cual dos imbéciles, morir como dos ratas,
porque fue un disparate venirnos a New York! 


A MI CIUDAD NATIVA

Ciudad triste, ayer reina de la mar.
J. M. de Heredia

Noble rincón de mis abuelos: nada
como evocar, cruzando callejuelas,
los tiempos de la cruz y de la espada,
del ahumado candil y las pajuelas...
Pues ya pasó, ciudad amurallada,
tu edad de folletín... Las carabelas
se fueron para siempre de tu rada...
-¡Ya no viene el aceite en botijuelas!
Fuiste heroica en los años coloniales,
cuando tus hijos, águilas caudales,
no eran una caterva de vencejos.
Mas hoy, plena de rancio desaliño,
bien puedes inspirar ese cariño
que uno les tiene a sus zapatos viejos.

JOSÉ ASUNCION SILVA

"El problema de la muerte no tiene solución. Tampoco la tiene el problema de la vida"
José Asunción Silva
Bogotá-Colombia 1865 - 1896

¿RECUERDAS?

¿Recuerdas?.... Tú no recuerdas
Aquellas tardes tranquilas
En que en la vereda angosta
Que conduce a tu casita
Plegaban a tu contacto
Sus hojas las sensitivas
Como al poder misterioso
Del amor tu alma de niña...
En la oscuridad pasaban
Las luciérnagas cual chispas
Que bajo la yerba espesa
Nuestros dedos perseguían
¡Así también en las horas
De mis años de desdicha
Cruzaban por entre sombras
Mis esperanzas perdidas!...

¿Recuerdas?... Tú no recuerdas
La cruz de mayo que hicimos
Con violetas silvestres
Y con sonrosados lirios
Bajo el frondoso ramaje
De tu árbol favorito.
Como una lluvia de perlas
Sobre blanco raso níveo
Brillaba por los [...]
En las hojas del rocío!
Y los pájaros cantores
Hicieron cerca sus nidos...
Después pasé una mañana
Y vi tu ramo marchito
Como mi pasión ardiente
Por tu infamia y tus desvíos.

¿Recuerdas?... Tú no recuerdas
Más de esa noche amorosa,
La lumbre de tus pupilas,
El aliento de tu boca
Entreabierta y perfumada
Como un botón de magnolia,
Los murmullos argentinos
Del agua bajo las frondas,
El brillo de las estrellas
Y las esencias ignotas
Que derramaron los genios
En las brisas cariñosas,
Quedaron como una huella
Que el tiempo aleve no borra
¡Ay! para toda la vida
¡Escritas en la memoria!

¿Recuerdas?... Tú no recuerdas
Pero yo, cuando levanta
El crepúsculo sombrío
Del fondo de las cañadas
Y las tristezas inmensas
De lo profundo del alma
Al pasado fugitivo
Tiendo la vista cansada
Y nuestra historia de amores
Hacia mí tiende las alas.
¡Cuando en las horas nocturnas
Cabe el esposo que te ama
Tu agitado pensamiento
Tenga segundos de calma
De aquella pasión extinta
¡Jamás te acuerdes, ingrata!

¿Recuerdas?... Tú no recuerdas
La tarde aquella en que juntos
Bajamos de la colina,
Tus grandes ojos oscuros
Se anegaban en los rayos
Sonrosados del crepúsculo
Y tu voz trémula y triste
Como un lejano murmullo
Me hablaba de los temores
De tu cuerpo moribundo!
Si hubieras entonces muerto
Cómo amara tu sepulcro
Ahora, cuando te veo
Feliz gozar de tus triunfos
Tan sólo asoma a mis labios
Una sonrisa de orgullo!

Abril 18 de 1884