ORESTE ABIATTE

Argentina, 1921

DESPUÉS DE AYER
A Ladia

Se fue de sí un día
De pronto
Inadvertidamente;
como inadvertida fue siempre su exixtencia

Hasta creo que nunca existió,
a pesar de su presencia viva

Acaso fue sólo un mimetismo, que la hacía reír
si yo reía;
que la hacía llorar
si yo lloraba

Tal vez fue sólo presencia sin piel,
abrigada en mi piel

Que entonces se hizo ausencia
para caminar ayeres

Como un tímido vuelo hacia los silencios verdes
de una tarde desganada
que bostezaba su crepúsculo

Como una estrella que se apaga en el cosmos de otra
que se enciende viva a su sombra

  

Comentarios

Entradas populares