DOMINGO ZERPA


Runtuyoc-Abra Pampa-Jujuy, Argentina 

LOS ARRIENDOS

Hace varios años, 
señor tata cura, 
que vengo escuchando 
tu sermón de Pascua; 
cada año la misma 
procesión doliente, 
y la misma queja 
que se va del alma.

Cada año la tierra 
desnuda y sedienta 
nos quita el granero, 
nos priva del agua; 
y en la altiplanicie 
pastores y arrieros 
bebemos las gotas 
piadosas de tu habla.

—Amados hermanos—
nos dices, sumiso. 
—Amados hermanos: 
tengamos paciencia, 
recemos por todos 
un Ave María, 
roguemos al cielo
por nuestras haciendas.

Amados hermanos, 
repiten los cerros, 
como conmovidos 
por nuestras plegarias; 
hasta las estrellas 
tiemblan más medrosas, 
y la luna llena 
se pone más blanca.

Hace varios años, 
señor tata cura, 
que vengo escuchando 
tu sermón de Pascua; 
cada año las mísmas 
gotas de mis ojos,
y la voz que triste 
muere en mi garganta.

Mas hoy, ya no puedo 
quedarme en silencio; 
de adentro me dicen
que grite con ganas, 
y adentro yo tengo, 
señor tata cura, 
mis padres ancianos, 
mi esposa, mis guaguas.

Los otros, quién sabe, 
tal vez no los tengan, 
y si los tuviesen... 
yo no digo nada; 
sólo Dios, que es grande, 
dirá si merecen 
guardarles respeto, 
mirarles la cara.

Ayer, por la tarde, 
llegaron al rancho, 
con botas lustrosas 
y espuelas de plata; 
a mi cacchicito, 
que salió a torearlos,
de cuatro balazos 
tiráronle antarca.

Apenas me pude 
reponer del susto, 
cuando me gritaron: 
—¡Coya mala traza, 
pagá los arriendos 
si no quieres verte 
más pobre que el diablo 
que perdió las astas!

Y como temblando 
yo les contestase: 
—Perdón, por ahora, 
me encuentro sin plata, 
sin otros centavos 
que estos brazos fuertes 
que pueden servirles 
para cualquier changa...

Los hombres de botas, 
sin oír mis ruegos, 
en cuatro minutos 
quemaron mi casa... 
Señor tata cura, 
déme unos remedios 
para estos guascazos 
que tengo en la cara.

JUJEÑITA

Abajeña linda,
carita rosada,
mujer de las melgas,
paloma del Zapla.

batita celeste,
sombrerito ‘i paja,
pañuelo de seda,
zarcillos de plata.

Un día de ferias,
bailando en las carpas,
me miraste tanto
después de una zamba,

que desde esa tarde,
jujeñita guapa,
pa mi no pasaron
las ferias de Pascua.

Por eso me’i güelto
con ochenta cargas
a cambiar tus ojos
por lo que quisiera
dármelos tu tata.

Traigo en mis burritos
mil kilos de lana,
cuarenta picotes
y un almud de grasa,

barracanes finos,
chalonas y papas,
sombreros alones
de purita alpaca.

Pero por si acaso
no afloje tu mama,
le traigo dos onzas
de pepitas de oro
de la Rinconada.

Y si con todo esto
todavía se trancan,
tengo un macho zaino
de correr guanacos
pa echarte a las ancas.

Abajeña linda,
carita rosada
como las arenas
que amontona el huaira.

Mujer de las melgas,
paloma del Zapla,
te ofrezco mi pecho
como un oratorio
llenito de guaicas.

Te ofrezco mi tierra
con sus llanos anchos
y sus peñas largas,
mis cerros azules
cubiertos de puyas,
perfumaos con salvias.

Te ofrezco mi choza
guaillada con iros,
pircada con champas;
te doy, como a nadie,
los blancos corderos
del corral de mi alma.

Vamos, jujeñita,
que ya tengo lista
la yegua ensillada;
vendremos cada año,
pa cuando haiga ferias,
con muchas petacas.

Y entonces, bailando
de nuevo una zamba,
las mozas solteras
que se te reían
lloraran de rabia.

Vamos, jujeñita,
ramito de albahaca,
mi magre te espera:
la Puna callada,.

la Puna tristona,
desnuda, lejana,
que esta en las alturas
como nuestra Virgen
de la Candelaria.

Abajeña linda,
carita rosada.
Mujer de las melgas,
paloma del Zapla,

un día, en las ferias,
bailando una zamba,
se quedo mi vida
de tras de tus ojos
cercaos de pestañas.

¡MALHAYA!

No vuelvo a mi casa,
pa qui vo’a volver
si sé que mi tata
me v’a sobar bien.

La máquina grande
del tren pasajero,
pitiando, pitiando,
dejó con sus ruedas
chancaus mis corderos,

blanqueando los güesos
encima la vía,
lo mismo que polvo
de harina cocida.

La lana con sangre,
con motas redondas;
no sirve siquiera
ni pa hacerse una honda,

ni pa’hilar en puisca
ni mismir en palo;
’ta pior que talega
comíu por gusanos…

¡Malhaya, los hombres
que han hecho tuito esto,
pa matar la hacienda
de los campos nuestros.

¡Malhaya, los gringos!
Pero y’han di ver
si no soy guapa
pa voltearlo al tren:

le pongo estas piegras
encima la vía,
y caye antarquita…
la panza p’ arriba.

DE BALDE

Si yo te contara
no habías de creyer,
de cómo de macho
m’hei güelto mujer,

de cómo estos ñiervos
de runa atrevido,
en vez de estirarse
se han hecho un ovillo,

cuando a rempujones
me sacó tu tata,
dejando sus manos
marcaus en mi cara.

Si ¡pucha! yo digo
lo que es el amor,
capaz de hacer agua
del mejor alcohol.

Si ya me volvía
con los brazos tiesos…
cuando tu retrato
se prendió en mi pecho.

El era tu pagre;
no habiá que tocarlo.
(Al dueño de tu alma,
cuchillo de palo.)

Bajé la cabeza
como un pagre guajcho,
m’inqué de rodillas,
le pedí llorando;

le hablé d’estas manos,
d’estas manos rudas;
d’esta frente humilde
tostao por el fuego
del sol de la Puna.

Pero ha siu de balde,
¡de balde! mi ñata.
Habiá siu de piegras
el pecho e tu tata.

De balde, mi vida,
que los ojos míos
hayan dau di pena
más agua que el río.

De balde mi boca
si’a hecho boca’í cura,
y a largao palabras
llenas de amargura.

¡De balde!... ¡De balde!
Si ¡pucha! yo digo:
pa qué sería pobre,
pa qué sería indio…

Pero eso no importa,
noviecita’e mi alma
qui al amor del indio,
ni el frío,ni el cerro,
ni el huaira lo ataja.

Tomá mi pañuelo,
secá tus pestañas,
qu’esas gotas, prienda,
son huaicas del alma.

Tomá mi rebenque,
mi poncho, mi manta…
¡Vámonos juyendo
por las huellas largas!

Vámonos juyendo
que la virgencita
de Punta Corral,
con las dos velitas
de su cara blanca,
nos ha’i alumbrar.

ROMANCE DE LOS DOS RÍOS

Romance del Río Chico, 
romance del Río Grande,
con su voz de flauta el uno,
el otro con su voz grave,
bajan lamiendo las breñas,
y corren besando sauces,
desde las punas más altas,
hasta los cañaverales.

Romance del Río Chico,
romance del Río Grande,
el uno de pura nieve,
el otro de pura sangre,
y entre la sangre y la nieve,
San Salvador de Jujuy,
que Dios la proteja y guarde.

Romance del Río Chico,
romance del Río Grande,
porque es el ruego de un niño
mientras le pide a la madre
que el cuente unas de tantas 
leyendas de la que sabe:
- La de La Madrid, primero,
- Y por que no la de Guemes
o la de Antonio Balcarce
- O la del Sargento Gómez...
que esta vez no lloro madre.

Romance del Xibi Xibi,
romance que nada vale,
si entre las tejas del ceibo
y la cal de los azahares
no aletea la paloma
blanca y celeste del valle:
la paloma de Belgrano
que no hay otra que la iguale
Romance del Río Chico,
romance del Río Grande,
el uno bramando fuerte
el otro cantando suave
como si el uno, bramando
rogase al otro que cante...


Domingo Zerpa nació el 20 de diciembre de 1909 en Runtuyoc, Abra Pampa, Pcia. de Jujuy. Sus primeros estudios los realizó en su pueblo natal, luego en Humahuaca y los finalizó en el Colegio Nac. Teodoro Sánchez de Bustamante de San Salvador de Jujuy. Ejerció la docencia en Buenos Aires (Chivilcoy) Un poeta que a pesar de haber vivido muchos años fuera de su terruño, toda su inspiración estuvo siempre en su Abra Pampa, y es considerado como el más importante de los poetas jujeños. Falleció el 20 de mayo de 1999


No hay comentarios:

Publicar un comentario