PRIMO CASTRILLO


Luribay- La Paz, Bolivia, 1896 - Nueva York, EEUU, 1985

AIRES DE MAR
 


Esta noche en calma reposa el mar.
Sueño... alas plegadas
campana verde en letargo.
Apenas se siente
el movimiento alterno de la marea.
Apenas se percibe
el rumor sedante de la resaca
esculpiendo cinturas en la arena.
Duerme la tripulación
bajo el toldo del cielo constelado.
Hay que saborear el aire salado
que otorga el sueño
la confianza
de que el cuerpo descansa
sobre madera limpia y calafeteada.
Tan largo el sueño de ayer
en la montaña... sueño sin orillas
donde el hombre muerde la nieve
batalla con viento, páramo, pedregal
y goza el esplendor de la estrella
desnudándose en las ondas del lago.
Sueño, nostalgia, amor...
Sueño intranquilo
incompleto
sueño a medio soñar
con el fuego del pensamiento
socavándonos el filo del cerebro
de que tal vez...
mucho tardaría el mar
en acogernos en el coro de su catedral.
-Sí, pero qué te dice esa ola
que se desmenuza a tus pies
y refresca la fiebre de tu anhelar.
No es ola de lluvia sin sonido
ni ola de viento soñando con peces
ni ola de sueño goteando siglos
es la ola salada y rezumante del mar
que sofrena su vigor en la arena
y marca el momento exacto
en que la verdad de tu vida
se abre a una nueva realidad.
Tu aislamiento y soledad
en calabozo de montañas
es una historia hundida en el pasado.
El mundo conoce a fondo
la intensidad de tu palpitación
conoce el color de tu sombra
la emoción de tu palabra
el reverbero de tu luz.
Nunca más vivirás ignorado
en congosto de roquedo y farallón
aunque el sueño
es la raíz de nuestra identidad
¡despierta!... deja de soñar...

PARTIDA

En la orilla del mar
el poeta, transparente, invisible
se cala hasta la ceja
el sombrero que le queda grande.
Deja a buen resguardo
su caja y su perro que llora
y mientras unas bocas de viento
golosas discuten su ancestral
que fue un indio blanco
y un bandolero ladrón de caballos
toma su guitarra
y su Don Quijote
y se embarca en el barco
que está a punto de levar anclas.
Se embarca sin saber a dónde va
de dónde viene
o quién es él
tal vez sólo con la esperanza
de restañar con el viaje
la profunda herida
que le sangra en el corazón.
Le requiere la tripulación
quiere oírle cantar una canción
que le muerda el alma
y le haga recordar
pagos y lares de tierra adentro.
Abstraído y estudioso el mar
recoge en sus jaspes de oro
la inefable nostalgia de la canción.
Funde su melodía con la noche verde
de su inmenso laboratorio.
Se viste con su túnica de sombras
avanza, crece y retrocede
como un amauta oficiando un ritmo antiguo.
De lo más sonoro de su silencio
arranca palabras densas de emoción
y desde su cercanía... más distante
canta toda la distancia
de su lejanía más cercana.
-Amor, sangre, movimiento
son los vivos símbolos de la vida.
Rojo, amarillo, verde
son también la cósmica presencia
en la esencia de mi carne profunda
en la sal amarga de mis entrañas
en la eterna palpitación de mi corazón.

EL MAR CANTA MI SUEÑO 


Mar de amor, mar de esperanza.
Mar que hizo cantar a Camoens
y colmó de promesas doradas
y mundos verdes
los sueños y visiones
de Balboa, Magallanes y Colón.
Mar de paz... Pacífico
azul como una ilusión
espera sin jamás olvidar
con su implacable tiempo de mar
que en un claro de madrugada
volverá a ser
pulmón de montaña
y brazo de Illimani extendido
mar adentro
con un saludo fraterno, mundial.

TAL VEZ 


Llegará día
en que seré el verde
en el gajo del tomillo
blanca espuma en el mar
crepúsculo de oro y sangre en la montaña
humedad de relente en la boca del césped.
Llegará día
en que la fragancia del campo
será esencia mía
y mi esencia dorada por el sol
mínima persistencia
en la desolada voz de la guitarra
y palabra elemental
en el lenguaje del niño
... padre del hombre...
Llegará día
en que todos seremos flor de un día
e intangible fusión de átomos
con los átomos palpitantes de la eternidad
y viviremos
en el árbol, en el barro
en el hombre, en la canción.

http://fernando-sabido-sanchez.blogspot.com/2012/06/7210-primo-castrillo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario