FRANZ KAFKA

 (Praga, Imperio austrohúngaro,  1883-Kierling, Austria,  1924) 


KATERINA RUDCENKOVÁ


Praga-Cbecoslovaquia, 1976

VEN, ANOCHECER
 


Esa riada vespertina de gente extinguiéndose a lo lejos
la luz agonizante que se repliega de las calles
No quiero envejecer como la mujer de la mesa contigua
cuyas arrugas son profundas como el patrón del jersey
de su pareja
no quiero envejecer como la mujer de la otra mesa
cuyo cabello se asemeja a una peluca más
de lo que una peluca sería capaz de asemejarse al cabello
no quiero que mi rostro se pierda en la vitrina de unas gafas
en modo alguno quiero la corporeidad que me constriñe
como el incómodo camarote
de esas refulgentes personas y ruinas yo entre ellas
exponiendo el cuerpo al sol
y la vida a escaparates fortuitos

Kate
řina Rudčenková (Praga, 1976)
Antología de poesía checa contemporánea
Editorial Pre-textos, Valencia, 2012.
http://andresvara.blogspot.com/2013/12/katerina-rudcenkova.html

PETR BORKOVEC


Lou
ňovice pod Blaníkem-Checoslovaquia, 1970

CO DELÁME?...
 


Co děláme? Zabýváme se prostorem,
ml
číme, mrtvé necháváme spát.
Řežeme stromy, ohrazujem kompost,
chycené myši vyklápíme z pastí.
Ve
čeři nosíme si do zahrady,
do pokoje si odnášíme chvojí.
Žluté ho navracíme zahradnímu ohni,
sladký kou
ř se nám válí v šatnících.
Vpodve
čer z okna pozorujem zeď,
mluvíme tak, že mrtvé nebudíme.
Mezi nábytkem se spolu milujeme
t
ěly, jež nejsou opak prostoru.

28. 9. 1997

QUÉ HACEMOS?

Doce y cuarenta y seis
¿Qué hacemos? Nos ocupamos de espacio, 
tranquilidad, dejar que el sueño profundo. 
Cortamos los árboles, cercas de compost mallas, 
trampas vyklápíme ratón capturados. 
cena desgaste de un jardín, 
en la sala LLEVO árboles de hoja perenne. 
Amarillo le reclame el fuego de picnic, 
humo dulce, lanzamos empotrados. 
temprano en la tarde del Observe la pared de la ventana, 
hablando de manera que no me despierto a los muertos. 
Entre los muebles que hacen el amor 
los cuerpos, que son lo contrario de espacio .

28 091997
http://www.lyrikline.org/es/poemas/co-delame-1505#.UswJzNLuJMg


IVAN WERNISCH


Checoslovaquia, 1942

PENA
 


Recogía la hierba acuática
de azud a azud
espantaba a los ratones ahogados.
Y los cordoncitos verdes, los que sacaba,
no eran hilos de las marionetas caminando por el fondo,
raíces parecidas a unas arañitas tenían en sus puntas.

ALDABA EN ESA PUERTA

Con la aldaba a la puerta negra
llamo, llamo, golpeo
con la aldaba en esa puerta,
tengo una coronilla mojada, verde
y llevo a un carnero,
en el espetón lo asaremos,
tengo una cabeza, cortada con cuchillo
una semana la llevo en la silla jineta
una semana cruzaba el monte.
De los matorrales saltó un lobo
y se llevó al cordero chivo
a quién voy a degollar yo,
la sangre, la captaré dentro de una fuente
tu sangre, la que solo conozco como un pájaro columbino,
no se caerá en el suelo,
de los cabellos una cuerda te trenzaré,
trenzaré una cuerda de tus cabellos,
y me envolveré la mano,
con la aldaba llamo, golpeo,
con la aldaba en esa puerta,
con la coronilla verde golpeo.

De Zimohrádek (1965)
http://www.espacioluke.com/2012/Octubre2012/matuska.html


VITEZSLAV NEZVAL

Checoslovaquia, 1900 – 1958

POEMA A LA NOCHE 


La noche enjambrada dorada colmena sobre el jardìn de los atardeceres
sobre las agujas de las catedrales y los techos de lostalleres
poderosos diques de pòrfido y gigantescos cañones
resonaban en los patios petrificados de luna
el golpear de ventanas el retumbar de palacios y el polvo heràldico
oscilaba en las rejas de las capillas como el sol en los funerales
desde cèntuplos balcones llegaba el negro retumbar de los pianos
y el cortejo de las blancas religiosas perdìase entre las flores de las lianas
Sonaba la campana resonaba soñolienta y sin cesar golpeada
yo no veìa todas las maravillas que a ciegas presentìa
tal cual un sonàmbulo que sobre los ocènos de las aguas se lamenta
cuando se tambalea en los techos donde brilla el pararrayos
donde explota a veces la rosa cual deslumbrante granada
sobre gòndolas de Venecia sobre armiños de Granada
tras lluvias densas de aceite que ensucian el fulgor de cristales
tras lluvias de siemprevivas que ensucian los polvos astrales
sin el arpeado coral sin el llamar de campanas
ojos llenos de reflejos cual calcedonias quebradas
Como un vagabundo en su puño tambièn yo esa noche salì
y me dejè sepultar bajo la ardiente arena de las estrellas
como un despiadado toque de difuntos la noche tropical golpeaba las
campanas
la noche triste cortejo de un ataùd sin tambores la noche vana caravana
Quièn extinguiò las luces de los jardines y el fulgor de las ciudades
quièn sobre el lecho nupcial abriò el pàbilo de rubì
quièn sobre el cèsped de las encrucijadas el aullido de los perros provocaba
quièn causò pavoroso infiel el caos
quièn gavilla tras gavilla amontonò quièn tan tràgico soñaba
quièn sangre en la luna vertiò que màgicamente riega
quièn derribò la làmpara negro quièn coge la luz azul
quièn oculto tras negro telòn canta su Miserere
Ah èsa eres tù mi infiel y desconsolada noche
tù embalsamada amante que hueles como a frutales
sangrienta pesadilla del crepùsculo sombra que un salto ha matado
carroña al claro de luna que desgarra su costado
tus pezones de hachich se yerguen hasta alcanzar profèticas visiones
tu voz ha sido rota por el eco que se encrespa sofocante resplandeces
en la cuna me dieron las Parcas como hermanas
Como una mujer histèrica por los techos mi sueño moribundo
y delirante late cual un tema de Beethoven
cual una mujer amante mi vigilia silenciosa se desmaya
o se adormece mas corre luego en el dorado cabestro
hacia las pùrpureas praderas hacia la tierra de los lotòfagos
hacia el jardìn de coral hacia el proscenio de los grandes magos
La noche enjambrada dorada colmena sobre el jardìn de los atardeceres
sobre las agujas de las catedrales y los techos de los talleres
como un despiadado toque de difuntos las estrellas tropicales temblaron
la noche triste cortejo de un ataùd sin tambores la noche vana caravana

SBOHEM A SÁTECEK 
Sbohem a šáte
ček 

Sbohem a kdybychom se nikdy nesetkali
bylo to p
řekrásné a bylo toho dost
Sbohem a kdybychom si spolu sch
ůzku dali
možná že nep
řijdem že přijde jiný host
Bylo to p
řekrásné žel všecko má svůj konec
Ml
č umíráčku mlč ten smutek já už znám
Polibek kapesník siréna lodní zvonec
t
ři čtyři úsměvy a potom zůstat sám

Sbohem a kdybychom si ne
řekli už více
a
ť po nás zůstane maličká památka
vzdušná jak kapesník prostší než pohlednice
a trochu mámivá jak v
ůně pozlátka

A jestli vid
ěl jsem co neviděli jiní
tím lépe vlaštovko jež hledáš rodný chlév
Ukázalas mi jih kde máš své hnízdo v sk
říni
Tvým osudem je let mým osudem je zp
ěv

Sbohem a bylo-li to všecko naposledy
tím h
ůře mé naděje nic vám už nezbude
Chcem-li se setkati nelu
čme se radš tedy
Sbohem a šáte
ček Vyplň se osude!

ADIÓS Y ADIÓS (ADIÓS Y DESPEDIDA)

Adiós y si nunca nos conocimos 
que era hermoso y era lo suficientemente 
Adiós y si armamos una reunión 
que tal vez no viene de otro invitado llega

Era hermosa, desafortunadamente todo tiene su final 
la muerte toque de Hush Hush la tristeza que ya sé 
campana sirena beso del buque pañuelo 
tres o cuatro sonrisas y luego dejaron solo

Adiós y si no decir nada más 
de nosotros va a ser pequeño monumento 
aireado como un pañuelo sencillo que las postales 
y poco engañoso como el olor de oropel

Y si pudiera ver lo que otros no podían ver 
quién es el mejor trago buscando granero nativa 
del sur me mostró dónde usted consiguió su nido en el armario 
de su destino es mi destino a los años de canto

Adiós y si iba a durar todo 
el peor mi esperanza no tendrá otra opción 
si quieres setkati nelu
čme Así que mejor 
Adiós y adiós Rellene con el destino!


Tento text byl zkopírován ze serveru: http://www.cesky-jazyk.cz/citanka/vitezslav-nezval/sbohem-a-satecek-sbohem-a-satecek.html#ixzz2pirkVccQ
http://www.cinosargo.cl/content/view/446092/POEMA-A-LA-NOCHE-DE-VITEZSLAV-NEZVAL.html
http://www.cesky-jazyk.cz/citanka/vitezslav-nezval/sbohem-a-satecek-sbohem-a-satecek.html#ixzz2pirvuP8h


JIRI GOLD


Ostrava- Checoslovaquia, 1936 


Todo
lo que se repite sin cesar: idénticas
palabras idénticas imágenes
idénticos olores: todo
en lo que moras sin cesar: los mismos cuartos
las mismas casas las mismas calles: a qué
de todo eso dar
prioridad: a cuál
de esas cosas idénticas
cogerle el gusto: a quién
de ese lugar en el que eres tú
el único invitado
elegir: cómo
no eludir el amor a uno mismo
cómo no zafarse
del odio a uno mismo: menos mal que

nadie ha venido
nadie ha dicho nada
nada ha sucedido

y ha ocurrido
todo
lo que tenía que ocurrir


Ji
ři Gold (Ostrava, 1936)
Antología de poesía checa contemporánea
Editorial Pre-textos, Valencia, 2012.
http://andresvara.blogspot.com/2013/11/jiri-gold.html

KAREL SIKTANC

Hřebeč Kladno, Checoslovaquia, 1928

EL SEGUNDO DIA
 


Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.
Hasta diluirse todo lo que por doquier había.
Hambre. Y rabia. Y sangre.
Y huesos.

No respiraba. La cabeza en el regazo, la oía
respirar allí. Gemir allí. Rogar

allí. Acechar allí a alguien.
de quien un pelo quedaba, un indicio. Del que 

queda piel de potro. La oía 
arrodillarse, deslizarse, desnudarse 

de las culpas y las mentiras y las promesas inútiles. Lo oía. 
Como el río oye ahogarse a un pez–

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.
Hasta diluirse todo lo que por doquier había.
Hambre. Y rabia. Y sangre.

No se movía. La cabeza en el regazo, se estremecía, tan 
suave se movía. Lo besaba, suplicaba.

Por alguien le preguntaba, de quien 
una cicatriz o de quien un lazo quedaba 

un guante desparejado. Dulce se estremecía. Se rendía 
en él se alzaba. Se inclinaba –los ganchos del pelo 

en fuga por la boca. Qué dulce se estremecía. Como 
un pez oye ahogarse el río–

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.
Hasta diluirse todo lo que por doquier había.

Preso en ternura, de memoria volvía a caer de nuevo 
en el cautiverio. Todo don. Todo en el puño.

Todo dedos en los dedos. Asustado por palabras.
Que lo enfría. Por el silencio asustado. Que 

da frío. La vena azul en el pecho.
La vena azul en el cielo. Perdido.

Devuelto. Todavía. Todavía. Noche y día. Y 
cuando acabe la lluvia, cuando acabe la caída en un lugar 

por la espalda su infancia atrapa. De espaldas hacia la vía, 
de la guía de los trenes arrancó las páginas.

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.

Abierta como una rosa, se estremecía en todas
sus espinas. Toda herida. Todo olor. Toda

rosa que años ha tristemente en sí
se duele. Toda angustia. Que despierta,

que se encuentra una vez más sólo a sí misma. La vena azul
en el pecho. La vena azul

en el cielo. Muerta. Viva. ¿Y qué más? ¿Y qué
nos queda? Agua de lluvia. Te-que-mas.

Agua. Agua. Todo pena- - -
Sin pena- - -

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar...

El corazón en un puño, vencido, volvía
una cabeza pesada aún en sueños al corazón

de mujer. Vigilaba todavía. Inquiría todavía.
Todavía sonreía. Reconciliado pues que nada

y nadie había que en un silencio de lágrimas y
risa- - - malignamente miraba desde

la pared desnuda- - -

Llovía.
Llovía. Blanco llovía.

El corazón en un puño, en vano dormía. En vano
en sí se apagaba. En ella había una llama detenida.

Conmovedora y astuta. Detenida. Y de una noche
violeta días pasados se le iban acercando.

Sus días pasados muertos. En brazos
secos seca leña- - - pisándole los talones

los lobos mismos- - - Como vivos- - -

Llovía.
Llovía.

http://adamar.org/ivepoca/node/759



JAROSLAV SEIFERT

Praga-Checoslovaquia, 1901 – 1986 

De 1921 a 1945

Apagad las luces
Canción
Canción de amor
Pan y rosas

De 1956 a 1967

¡Addio, hermosa llama!
El barco en llamas
El tímido susurro de la boca besada...
Tórtola, cállate...

De 1977 a 1983

El grito de los fantasmas
Jardín de canal
La columna de la peste

http://amediavoz.com/seifert.htm


VLADIMIR HOLAN







































Praga-Checoslovaquia, 1905-1980



RAINER MARIA RILKE


Praga, Bohemia, República Checa (anteriormente
Checoslovaquia) Austria,1875 -Val-Mont- Suiza, 1926

TODOS CUANTO TE BUSCAN TE TIENTAN...

Todos cuantos te buscan te tientan.
Y quienes te encuentran te atan
al gesto ya la imagen.

Yo en cambio quiero comprenderte
como te comprende la tierra;
con mi madurar
madura tu reino.

No quiero de ti vanidad alguna
que te demuestre.

Sé que el tiempo
no se llama como tú.

No hagas por mí milagros.
Da la razón a tus leyes
que de generación en generación
se tornan más visibles.

Versión de Adrian Kovacsics

UN DÍA TOMÉ ENTRE MIS MANOS… 

Un día tomé entre mis manos
tu rostro. Sobre él caía la luna.
El más increíble de los objetos
sumergido bajo el llanto.
Como algo solícito, que existe en silencio,
tenía que durar casi como una cosa.
y con todo nada había en la fría noche
que más infinitamente se me escapara.
Oh, porque desembocamos en estos lugares,
se apresuran hacia la pequeña superficie
todas las ondas de nuestro corazón,
voluptuosidad y desfallecimiento,
y al fin, ¿a quién ofrecemos todo esto?
Ay, al extraño, que nos ha malentendido,
ay, a aquel otro, que nunca hemos encontrado,
a aquellos siervos, que nos han maniatado,
a los vientos de primavera, que se han desvanecido,
ya la quietud, la perdedora.

Versión de Jaime Ferrero Alemparte