TEODORO CABRERA


Santiago de las Vegas-Cuba, 1862-1932

CONVICCIÓN
 


Yo sé que el mundo ha de cambiar. La vida
ha de ser el concierto de los seres:
la mujer, siendo amor y no placeres,
y el hombre, ya no siendo el homicida.

Cambiará de la tierra corrompida
el concepto moral de los deberes,
y, al trocarse los templos en talleres,
saldrá triunfante la virtud perdida...

¡Hermoso cuadro que contemplo ahora
envuelto en nubes de color de aurora
–crisálida en la cual se agita un Cristo–!

Al llegar... ya seré de los que fueron,
¡de los muchos videntes que cayeron
con la tristeza de no haberle visto!


No hay comentarios:

Publicar un comentario