RAFAELA CHACÓN NARDI


La Habana-Cuba, 1926-2001

A MIS HUESOS
 


Dislocados, sin rumbo ni destino,
rotos de acá hasta allí, de sur a norte,
dejando el cuerpo inútil –sin soporte–
negándome el andar y hasta el camino.

Así vino a mis huesos, así vino
este ser y no ser cruz o resorte,
esta inmovilidad, este mal porte,
este confiar en yesos y platino.

Solícita la muerte, vigilante,
anduvo tras de mi hasta mi caída.
Me acompañó –solícita y amante–

En los amargos días y en la calma
del Hospital... Mas regresé a la vida
con terquedad de sol o agreste palma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada