ELISEO GIBERGA


Matanzas-Cuba, 1854-1916

EL BREVE TALLO
 


El breve tallo, que en labor paciente
hoy empieza a romper la tierra dura,
árbol será mañana, cuya altura
hasta los cielos llevará su frente.

Al cansado arador sombra clemente
dará en su hojas y en su fruto hartura;
a su pobre heredad cerca segura;
a su humilde cocina brasa ardiente.

Y una y otra, robusta y vividora,
luenga prole, sin término y sin cuento,
verá en torno del árbol cada aurora...

¡Tal, de un pueblo feliz gloria y sustento,
la República dure vencedora
de los tiempos, cien siglos y otros ciento!

LOS BUEYES
De Tejas vino aquel; este de Honduras;
y hoy, en otra región, bajo otro dueño,
juntos rumian tejano y hondureño
insensibles al cambio, otras verduras.

Ora sueltos sin yugo en las llanuras,
ya uncidos del arado al santo leño,
ya en lenta digestión, o en largo sueño,
nunca amarga un recuerdo sus harturas.

El establo es su patria. Donde quiera
que are el buey, ni otra tuvo, ni más quiere
que buen pasto y sufrida compañera.

Más que el hombre feliz, no ha conocido
el amor que en el hombre nunca muere;
el amor de la tierra en que ha nacido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario