ADOLFO BENJAMIN SERRANO

De Ecuador

AÑOS DESPUÉS

A veces dudo si es placer o pena, 
si es dicha o es dolor, 
lo que en sus horas de ansiedad devora 
mi pobre corazón. 

Es por eso que, a veces, de mi llanto
me río con desdén, 
y otras de mi alegría me avergüenzo 
y lloro sin querer. 


¡Déjame a solas! ¡Mi dolor respeta, 
respeta mi silencio! 
No con palabras de piedad se cura 
la vieja herida que en el alma llevo. 

¡Déjame a solas! Una chispa a veces 
es causa de un incendio, 
y al débil choque de contrarias nubes
salta el trueno del rayo mensajero. 

Si sabes que la duda siempre ha sido 
hermana del dolor, 
y el abismo sin fondo del olvido, 
la tumba del amor;

si de la muerte de mi dicha un día 
la causa fuiste tú: 
¿a qué preguntas, si en el alma mía 
tu imagen vive aún?


No hay comentarios:

Publicar un comentario