NARCISO CAMPILLO Y CORREA


Sevilla-España, 1835-Madrid, 1900

SÓCRATES
 


Ya la cicuta que su sangre hiela
de la vida los vínculos quebranta;
deja la carne muerta el alma santa
y, cual astro de luz, relumbra y vuela.

Discípulos que estáis de centinela
en torno del cadáver, ¿no os espanta
ese inmenso fragor, que se levanta
y luto y muerte y lágrimas revela?

De lejana batalla el son parece,
o el huracán, los bosques sacudiendo,
o voz del mar que rebramando crece.

Discípulos id: todo ese estruendo
es el antiguo mundo que perece;
son los dioses vencidos: van huyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario