MARIO SIMÓN ARIAS-CAMISÓN


Santa Cruz de Paniagua (Cáceres) España, 1907-2009


LOA DE LA ROMERÍA

Dati priesa mujel, qu´es ya mu tardi 
y prestu va a sel hora, 
que siempri andamus tan tardius 
comu las cabras cojas. 
Abri el arca te digu y no te jagas
más la remolona, 
qu´es la Romería, Dios Padri Benditu, 
día de los grandis y fiesta mu gorda, 
y yo mayordomu 
y tú mayordoma, 
a la Ermita tenemus que dil
lo mismitu qu´el día de la boa. 
Anda y no rechistis, 
que naidi mos oiga. 
Sácame el remú de tirus largus 
sin que le falti cosa; 
la faja colorá, los mis bombachus, 
el calañés de bolras, 
aquel chalecu de plaqué de oru 
con el pañuelu blancu d´amapolas 
y los zapatus bajus 
que no quieru botas. 
Y no me mientis más de pantalonis 
de chaquetas, jerselis ni de gorras, 
que pa paecel com´un titarateru 
tan solu me faltaba la tambora. 
¡Miá que vestimenta 
quieris que me ponga! 
Déjame d´esus trajis caguetosus 
que no valin ni siquiá pa estopa, 
déjame d´aleluyas y cantaris 
déjame de modas. 
Que pa antruejus con los carnavalis 
tenemus de sobra. 
y tú, ya lo sabis, 
ajuera esa ropa. 
Tira los enjalmus de esus vestuarius 
qu´están jechus de tela de cebolla 
y avienta esi velu que no quieru velti 
pintandu la mona. 
Que´esus trasmallus se jidun pa pecis 
y no pa personas. 
Ya te lo he dichu; 
¡que no quieru modas! 
Hoy tienis que dil
igual que de novia. 
La cobija grandi de los abalorius 
el jugón de blonda, 
el pañuelu e ramu, la saya amarilla 
y el mandil de rosas 
pa que asina vayas tan repompollúa 
que´encelás te mirin las mozas jamponas. 
Vamus, dati priesa, 
no gastis pachorra 
ni jagas rejenis
ni reparus pongas, 
qu´es la romería, Dios Padre Benditu 
día de los grandis y fiesta mu gorda 
y yo mayordomu 
y tú mayordoma 
a la Ermita tenemus que dil 
lo mesmitu qu´el día de la boa. 
No sé cómu tienis 
tanta calma ahora, 
supiendu qu´el cura no se duermi en paja 
y que prestu va a salil la ronda. 
Vamus, anda lista, 
no me seas tan boba. 
¿No te lo digu? Ya tocan a misa 
ya suena el esquilón con su candonga 
y prestu a vuelu jasta la campanas 
voltearán por el airi comu locas. 
Menus mal de que en un periqueti 
jagu yo las cosas. 
Lavalmi, peinalmi, 
plantalmi la ropa, y si s´empareja, 
arrimal la olla, 
pa agilal asina libri de cuidáus 
y dil a la ronda; 
que asín otras vecis siempri lo jacían 
los mayordomus y las mayordomas, 
antinus de misa 
por las callis toas. 
Hoy ya no esa asina, 
hoy es de otra forma. 
Y por esu me vieni a las mientis 
y acordándumi estoy María Rosa, 
d´aquellus tiempinus
y d´aquellas cosas. 
Cuandu yo era mozu, 
cuandu tú eras moza. 
¿T´acuerdas d´aquellu? 
¡No seas melindrosa! 
¿Cuántus añus jadi? Tira po lo largu, 
no te quedis corta. 
Cuarenta lo menus 
jidu por ahora. 
Era yo com´un tallu d´ojaranzu 
tú com´un tallu d´albejaca mora, 
y en mi jaca blanca, 
y en mi jaca torda, 
goliendu a clavelis 
y goliendu a rosas, 
dambus subiamus pa la Romería 
lo mesmu que reyis en una carroza. 
¡Qué tiempus aquellus! 
¡Ya no güelvin, Rosa! 
Dispués vinun otrus, 
vinun otras cosas, 
de pallá de lejus como to lo malu, 
peoris que la quina la mejol de toas 
que a estaju barrierun, 
comu con escoba, 
tuitu la güenu que había en España 
porque asín lo truju altoncis la moda. 
Bien pintiparáu la pusun el nombri 
ni pegáu con cola 
que aquello sí que jué 
República y gorda. 
La llamaban de trabajaoris libris, 
peru na más que jué con la gola 
de embaucal pa ponel de mampara 
a la genti de verdá trabajaora. 
Que esi nombri mejol le pegaba 
dichu po la cola, 
libri de trabajaoris, comu al cabu 
resultó la cosa. 
Que lo primeritu que jidun aquellus 
que la trujun pa llenal la andorga, 
jué tiralsi cuasi de roblazu
tos a la bartola, 
a la verdolaga, que era lo mesmitu 
que echalsi a la poca. 
La custión era regolvel el charcu 
y atestal la alforja 
¡y qué bien lo jidun aquellus juitas
de indinas ideas y de malas obras! 
Lo mesmu que butris, 
igual que langosta, talmenti cual lobus, 
comu la carcoma, 
tuitu lo juerun ellus estrozandu

comu golpi de riu que se desborda... 

los viejus recuerdus, 
las querencias jondas, 
to lo que el tiempu miró comu sagrau 
pol sel cosa de Dios o de la Historia, 
na de tuitu aquellu respetarun, 
to jué po la borda... 
Amoris, creencias, 
reliquias, memorias... 
roangandu y tumbandu por el rio pabaju 
se mos juerun toas. 
Jasta aquella ermita de nuestrus querelis 
La de nuestras penas, la de nuestras glorias, 
Aquella, la que tenía lirius moráus 
que golían a rosas, 
jasta aquella el turbión se la llevó 
pa nuestra deshonra. 
¡Qué dolol, qué pena 
daba vela, Rosa! 
Hoy jué, jadi un añu 
mesmamenti ahora, 
que subí allí arriba 
pa jadel memoria 
de aquellus tiempinus
y de aquellas cosas, 
y al vela tan tristi 
al vela tan sola, 
tirá po los suelus 
como fruta pocha, 
un garrabuñu se me jidu adrentu
y me entró de arregañu una temblona, 
que abate de cuaju jincu alli el poleu
si desfinchal no puedu po la boca. 
Y echandu petiscus, 
comu cabra loca, 
comu zorra pol quemau rabu entre pierna 
de vergüenza ajuyí, María Rosa, 
de la ermita aquella de nuestrus querelis
qu´era la Ermita de nuestra deshonra 
con llantu en los ojus, 
con rabia en la boca, 
de vela tan tristi, 
de vela tan sola, 
tirá po los suelus 
comu fruta pocha. 
Peru tuvi juerzas pa tiral palanti 
porque Dios t´aprieta peru no t´ajoga, 
y aunque dura era 
de royel la soga, 
jidi la promesa 
de apechal con toas, 
y antis de un añu 
levantal aquellu con lo que sacara solu de limosna 
y sel mayordomu pa jadel la fiesta 
con toa la bambolla.
Y ¡me casu en sanis! si no la cumplía, 
de lleval pegola, 
pa siempri relindal de Santa Cru 
y trasponel de un brincu po la Trocha, 
y dilmi a Villanueva, asín tan frescu, 
comu una escarola. 
Peru Dios lo jidu, 
la cumplí de sobra, 
que unus con trabajus y otrus con dineru 
ca cual con su cosa, 
lo mesmu los hombris comu las mujeris 
mozus comu mozas, 
jasta los muchachus 
arrimarun el hombru a la obra 
y tos me ayuarun 
a cantal vitoria. 
Que Dios se lo pagui a tuitu el pueblu 
que arrancó la espina de nuestra deshonra 
que hoy la Ermita de nuestrus querelis 
güeli ya a otra cosa, 
güeli a Romería 
comu en nuestra epóca
que otra vez hay lirius 
en el valli, Rosa; 
que ya la tenemus al sol reluciendu 
comu el oru mesmu, igual que una onza. 
Miala, tan blanca entre los olivus 
paeci una paloma. 
Peru ¡cuya está, qué estará pensandu! 
¡Jui que cachu e tonta! 
¡Jui que ñoña eris! 
¡Enseguía te embobas! 
¡T´as embaiu con la la chacharela! 
¡Miá que ya es la hora! 

¡Vamunos María! 
¡Vamus María Rosa! 

Trai pacá el ramu y trai los cohetis 
que están en la alcoba, 
que ya desconfíu 
que vieni la ronda 
que esmecha po la calli abaju 
con el tamboril toca que te toca 
y con la flauta 
sopla que te sopla. 
Peru, no; calla, espera, que esi toqui 
es de la tambora 
y esa es la trompeta de la cachiporra 
que se poni comu una cachimba 
en metá e la boca 
mentira paeci que puea 
tocal comu toca, 
enretortiná 
y atestá de combas. 
Esu por juerza tienei que tenel 
alguna indrómina. 
¿No te lo diji? Miala pandi vieni, 
miala pandi asoma, 
comu una lichona garumba gruñendu 
po las callis toas 
con un rebulliciu comu cuandu sali 
la vaca lironda. 
¡Vaya un achiperri! ¡Vaya unos inventus 
que sacan ahora! 
Estoy pol dicilti que mejol que ella 
gruñi sin enseñus la nuestra rabona. 
Peru, ¡casu en sanis! que ya desconfiu 
que estu es comu mofla, 
comu una bulreta 
jidiendu chacota. 
Pos verás comu salgu ahora mesmu 
a dicil que se pari esa ronda; 
que no aguantu chanzas 
que no quieru gromas. 
Que se metan esus estrumentus 
por el mesmu revés de la boca, 
o en el intri faratu la fiesta 
si Marcial no toca. 
tamboril y flauta 
comu en nuestra epóca. 
Lo demas es to 
puchas a deshoras. 
¡Juera esus cacharrus! 
¡Que no quieru modas! 
Es la Romería, Dios Padri Benditu, 
dia de los grandis y fiesta mu gorda, 
y yo mayordomu 
y tu mayordoma 
a la Ermita tenemus que dil
lo mesmitu que el dia de la boa. 



Mario Simón Arias-Camisón 
Publicado en una revista conmemorativa de la Romería de Dios Padre de Santa Cruz de Paniagua el 21 de abril de 1952. 
Imprenta “La Victoria”, Plasencia





No hay comentarios:

Publicar un comentario