JOSEP PALAU I FABRE

                                                    

Barcelona-España, 1917 - 2008

DESPEDIDA

Ya no sé escribir, ya no sé escribir más. 
La tinta me embadurna los dedos, las venas... 
-He dejado en el papel toda la sangre. 

¿Dónde podré decir, dónde podré dejar dicho, dónde podré escribir 
la pulpa del fruto de oro sino en el fruto, 
la tormenta en la sangre sino en la sangre, 
el árbol y el viento sino en el viento de un árbol? 
¿Dónde podré decir la muerte sino en mi muerte, 
muriéndome? 
Lo demás son palabras... 
Nada mejor sabré escribir ya. 
Demasiado cerca de la vida vivo. 
Las palabras se me mueren dentro 
y yo vivo en las cosas. 

(Poemas del alquimista. Proa, p.193)

LA SABATA

He donat el meu cor a una dona barata.
Se'm podria a les mans. Qui l'hauría volgut?
En les escombraries una vella sabata
fa el mateix goig i sembla un tresor mig perdut.

Totes les noies fines que ronden a ma vora
No han tingut la virtut de donar-me el consol
que dóna una abraçada, puix que l´home no plora
pels ulls, plora pel sexe, i és amarg plorar sol.

Vull que ho sapigueu bé les parentes y amigues:
Josep Palau no és àngel ni és infant model.
Si tenien de mi una imatge bonica,
ara jo els n'ofereixo una de ben fidel.

No vull més ficcions al volant de la vida;
aquella mascarada ha durat massa temps.
Com que us angunieja que us mostri la ferida,
per aixó deixo encara la sabata en els fems.

EL ZAPATO

He dado mi corazón a una mujer barata.
Se me pudría en las manos. ¿Quién lo habría querido?
En la basura un zapato viejo
produce el mismo efecto que un tesoro perdido.

Todas las muchachas finas que rondan a mi lado
no han tenido la virtud de darme el consuelo
que da un abrazo ya que el hombre no llora
por los ojos, llora por el sexo y es amargo llorar solo.

Quiero que lo sepan bien parientes y amigas:
Josep Palau no es un ángel ni un niño modelo.
Si tenían de mí una imagen bonita
ahora yo les ofrezco una bien fiel.

No quiero más ficciones en torno a la vida
aquella mascarada ha durado demasiado
Como os angustia que os muestre la herida,
por eso dejo aún el zapato en el estiércol.

(De su libro "Poemes de l'Alquimista")


No hay comentarios:

Publicar un comentario