EDUARDO DE ORY Y SEVILLA



Cádiz-España, 1884 - 1939

CANTARES

Sembré una flor cierto día,
Pasate tú por su lado
¡y se marchitó enseguida!

Te acusan por tus desdenes;
Mas no te preocupes, niña,
Que las rosas más fragantes
También tienen sus espinas.

Ya sus dulces melodías
No entona mi ruiseñor:
¡él no canta si no oye
Los acentos de tu voz!

Rasgué las cuerdas sonoras
De mi guitarra flamenca,
Y al querer cantar pesares
¡saltaron todas las cuerdas!



No hay comentarios:

Publicar un comentario