THOMAS MERTON

De Estados Unidos
Prades, Francia, 1915 - Bangkok, 1968

EL ÁRBOL INÚTIL


Hui tzu le dijo a Chuang:
"Tengo un árbol grande,
de los que llaman árboles apestosos.
El tronco está tán retorcido,
tan lleno de nudos,
que nadie podría obtener una tabla derecha
de su madera. Las ramas están tan retorcidas
que no se pueden cortar en forma alguna
que tenga sentido.

Ahí está junto al camino.
Ni un solo carpintero se dignaría siquiera
mirarlo.

Iguales son tus enseñanzas,
grandes e inútiles."

Chuang Tzu replicó:
"Has observado alguna vez al gato salvaje?
Agazapado, vigilando a su presa,
salta en ésta y aquella dirección,
arriba y abajo, y finalmente
aterriza en la trampa.

Pero ¿has visto al yak?
Enorme como una nube de tormenta,
firme en su poderío.
¿Qué es grande? Desde luego.
¡No puede cazar ratones!

Igual ocurre con tu gran árbol.¿Inútil?
Entonces plántalo en las tierras áridas.
En solitario.
Pasea apaciblemente por debajo,
descansa bajo su sombra;
ningún hacha ni decreto preparan su fin.
Nadie lo cortará jamás.

¿Inútil? ¡Eres tú el que debería preocuparse!"

EN SILENCIO

Aguarda.
Escucha las piedras del muro.
Permanece en silencio, ellas tratan
de decir tu nombre.

Escucha
a las paredes vivientes.

¿Quién eres?
¿Quién
eres tú? ¿El silencio
de quién eres?

Quién (permanece callado)
eres tú (así como estas piedras
permanecen calladas).
No pienses sobre aquello que eres
menos
de lo que podrías ser algún día.

Mejor aún
sé lo que tú eres (¿pero quién?)
sé aquello impensable
que desconoces.

O aguarda, mientras
sigas vivo,
y todas las cosas que viven
alrededor tuyo
hablando (yo no escucho)
hacia tu ser más propio,
hablando por lo desconocido
que está en ti y en ellas mismas.

“Trataré, como ellas
de ser mi silencio:
y es difícil. El mundo entero está
secretamente en llamas.
Las piedras queman,
aún las piedras queman.
¿Cómo puede un hombre aguardar
o escuchar a las cosas quemándose?
¿Cómo puede atreverse a sentarse con ellas
cuando todo su silencio está en llamas?”

LA BIOGRAFÍA

Oh leer los versos de los flagelos cargado,
Y lo que está escrito en sus comentarios terribles;
"La sangre corre por las paredes de la ciudad de Cambridge,
Tan inútil como las aguas del río estrecho -
Mientras que apuesta pub y callejón de su vestidura
Aunque mi vida está escrita en el Cuerpo de Cristo como un mapa,
Las uñas han impreso en las manos abiertas
Más que los nombres abstractos de los pecados,
Más de los países y los pueblos,
Los nombres de streeets, los números de las casas,
El registro de los días y noches,
Cuando me lo han asesinado en todas las plazas y calles.
Lance y espinas, y azote y clavo
Ha realizado más de su carne mi crónica.
Mis viajes más de morder sus pies sangrando.
Cristo, desde mi cuna, te hubiera conocido en todas partes,
Y a pesar de que he pecado, he caminado en ti y supe que eras mi mundo:
Tú eras mi Francia e Inglaterra,
Mi mar y mi América:
Tú eras mi vida y el aire, y sin embargo no se Usted es dueño de
Oh, cuando me has amado, incluso cuando te odié,
Amar y sin embargo le niega en todas las glorias de su universo
Fue su carne viva rompí y pisoteado, no el aire y la tierra:
No es que nos hace sentir, en las cosas creadas,
Pero te conozcan a ti, en ellos, hizo todo pecado un sacrilegio;
Y cada acto de la avaricia se convirtió en una profanación,
Estropeado y deshonrado Usted como en su Eucaristía.
Y sin embargo, con cada herida que me robó de un delito,
Y como cada golpe se pagó con sangre,
Usted me pagó también cada gran pecado con mayor gracia.
Porque así como yo k le illed,
Te has hecho un ladrón mayor que cualquier otra en su empresa,
Robo de mis pecados en la vida de su muerte,
Robar a mí, incluso de mi muerte.
Cuando, en lo que cruzan mi agonía vendrá
Yo no te pido:
Porque está escrito y logrado aquí,
En cada Crucifijo, en cada altar.
Es para mí un relato que se ahoga y se olvida
En sus cinco Jordan abierto,
Su voz que grita mi: "Consummatum est"
Si en tu cruz Tu vida y la muerte y el mío son uno,
El amor me enseña a leer, en ti, el resto de una nueva historia.
Trazo mis días de nuevo a otra infancia,
El intercambio, como voy,
Nueva York y Cuba para su Galilea,
Y Cambridge para su Nazaret,
Hasta que yo venga de nuevo a mis comienzos,
Y encontrar un pesebre, la estrella y la paja,
Un par de animales, algunos hombres sencillos,
Y así me entero de que yo naciera,
Ahora no en Francia, pero Belén.


Versión al español: Milton Medellín
http://circulodepoesia.com/nueva/2010/07/un-poema-de-thomas-merton/
http://mertonpito.blogspot.com/2007/03/el-rbol-intil-un-poema-de-thomas-merton.html
http://ignatiideloyola.blogspot.com/2011/04/unos-breves-poemas-de-thomas-merton.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario