MINA LOY



Londres, 1882 - Aspen, Colorado, 1966, se nacionalizó en Estados Unidos

No hay vida ni muerte,
sólo actividad,
y en lo absoluto
no hay mortandad.
No hay amor ni deseo,
sólo tendencia a
Quien quiera poseer
es una no entidad.
No hay primero ni último,
sólo igualdad,
y quien quiera dominar
es uno más en la totalidad.
No hay espacio ni tiempo,
sólo intensidad,
y las cosas dóciles
no tienen inmensidad.

There is no Life or Death
Only activity
And in the absolute
Is no declivity.
There is no Love or Lust
Only propensity
Who would possess
Is a nonentity.
There is no First or Last
Only equality
And who would rule
Joins the majority.
There is no Space or Time
Only intensity,
And tame things
Have no immensity.

UNA MUJER ANCIANA

El pasado se aparta 
vagan acontecimientos
el futuro es una vaina sin semillas
el presente dolor. Ni siquiera la pena tiene aquella precisión
con la cual golpeó en la juventud. Años como polillas
corroen los órganos internos
colgando o cayendo
en un armario estropeado. ¿Tu espejo te confunde?
¿O es lo imposible
posible para la senilidad? ¿Cómo podría el antiguo
ágil y delgado yo
aquella silueta estrecha
venir a contener
esta incógnita enorme
esta abultada forastera
sólo para ser exorcizada por la muerte? La dilatación ha dominado 
por completo tu larga realidad.

SONGGE BIRD
Para Isadora Duncan

Ave canora empujada por el escándalo
volaste sobre los hombres
los acariciaste
con las pumas de tus ojos
mirando sin la censura de la sorpresa
que como a ti
hizo descender de los cielos
a tantos dioses.

Antología poética (Huerga & Fierro, 2009.
Traducción de Esther Sánchez-Pardo). 

LA BOLSA DE PIEL

Donde una dualidad libidinosa
Albergaba
La total realización de mis infructuosos instintos
Algo con forma de hombre
Según la inesperada vulgaridad de una simple observadora
Más como el mecanismo de un reloj
Que se desgasta a contracorriente
Para el que no estoy diseñada
Tengo las puntas de los dedos insensibles de acariciar tu pelo
El felpudo de un Dios
En el umbral de tu mente

Mis pies
Golpean las losas
Que son restos de tu caminar
El viento me llena los pulmones y la nariz
Con la suciedad de la calle blanca
Pájaros enloquecidos
Prolongando el vuelo hacia la noche
Sin nunca llegar 

Permanece eclipsada
por el aura materna
de ira subcarnal
circunscrita a los poros
de su piel—
A falta de diccionarios
sobre auto-conciencia 
un innombrable estigma
se imprime
desde la red solar familiar
en desequilibrio
en la intuición 
de la criatura

XII

Varan voces en los confines de la pasión
Deseo Sospecha Hombre Mujer
Se concilian en la húmeda carnicería

La carne de la carne
Extrae el deleite indisoluble
Que atrapa besando entre jadeos

Será cierto
Que te he apartado 
Intocable en tu cristalización absoluta
De todos los empujones de la multitud
Me enseñaron de buena gana a vivir para compartir

O serás tú
Solamente la otra mitad
De la necesidad de un ego
Que fustiga el orgullo con compasión
Hasta el superficial sonido de la disonancia
Y el estampido del aliento en fuga.

Traducción: Isabel Castelao


No hay comentarios:

Publicar un comentario