JAMES STEWART

Indiana-Pensilvania-Estados Unidos, 1908 – Los Angeles-California, 1997


POEMA DE JIMMY STEWART A SU PERRO
BEAU

El nunca vino a mÍ cuando lo llamase
A menos que yo tuviese una pelota de tenis
O le diese la gana
Pero mayormente no venía para nada
Cuando era joven nunca aprendió a pararse
O a sentarse, o a quedarse…
El hacía las cosas a su manera
La disciplina no era su fuerte
Pero cuando estabas con él seguro que no te aburrías
El desenterraría un rosal sólo para molestarme
Y cuando lo agarrase, él se daría la vuelta y me molestase
El muerde a un montón de gente día a día
El chico del delivery era su presa favorita
El hombre del gas no leería nuestro medidor
Dijo que teníamos un verdadero devorador de hombres
El puso la casa en llamas
Pero es una historia muy larga para contar.
Basta con decir que él sobrevivió
Y la casa lo hizo también,
Cuando se acercaban las caminatas de la tarde
Cuando Gloria lo sacaba
El era siempre el primero en la puerta
El viejo y yo nos quedamos atrás enla fila
Debido a nuestros huesos doloridos
El arrasaba las calles con Mama aguantándolo
Qué hermoso par eran.
Y si aun había luz y los turistas estaban afuera
Ellos armaban un poco de alboroto
Pero de vez en cuando el frenaba su paso
Y con el ceño fruncido en su rostro, miraba alrededor
Sólo era asegurarse de que el viejo aun seguía ahí
Y lo seguiría adonde él estaba atado.
Somos de acostarnos temprano en caso
Creo que yo soy el primero en retirarse
Y a medida que dejaría la habitación, él me miraría
Y dejaría su lugar junto al fuego
El sabía donde se encontraban las pelotas de tenis
Y que yo le daría una por un rato
El la empujaría bajo la cama con su nariz
Y yo la sacaría con una sonrisa
Y antes de que pase mucho tiempo, el se cansaria de la pelota
Y se quedaría dormido en su esquina, de un momento a otro
Habría noches en lo que sentiría subirse a nuestra cama
Acostándose entre nosotros y yo le acariciaría la cabeza
Y había noches en la que sentía su mirada
Me despertaba y el estaba sentad ahí
Yo extendia mi mano y acariciaba su pelo
Y a veces lo sentía suspirar
Y creo que se porqué
El se despertaría en la noche, sentiría ese miedo
De la oscuridad, de la vida, de muchas cosas
Y el estaría encantado de tenerme a su lado
Y ahora esta muerto
Y ¿hay noches en que creo que lo siento
Subirse a nuestra cama y acostarse entre nosotros
y acaricio su cabeza
Y hay noches en las que creo que siento su mirada
Y yo extiendo mi mano para acariciar su pelo
Pero el no esta ahí.
Oh como me gustaría que no fuese asi
Siempre voy amar a un perro llamado Beau

 — 

1 comentario: