PEDRO PATERNO


Filipinas, (1857-1911)

AL ESTALLAR LA TORMENTA 

(fragmento)

Al estallar la tormenta
Por la playa me paseo,
Y en ver las agitaciones
Del vasto mar me embeleso.
En su inmensidad descubro
De mi amor el vivo espejo:
¡Cuántas olas luchan fuera!
¡Cuántas perlas duermen dentro!

FLOR IDEAL 
(fragmento)

El rocío de nubes blanquecinas
Eterniza la flor de las colinas.
Esa flor que en su cáliz peregrino
Encierra el ósculo del amor divino,
Llevado allí por las sublimes notas
Del eterno cantar de los patriotas.

http://www.um.es/tonosdigital/znum7/tintero/hispanofilip.htm

TOMAS PINPIN


Bataan-Filipinas (entre 1580-1585)-(?) 


Los tagalos poseen su forma de escribir
Los ilocos también tienen sus propias letras;
Los bicoles no quedan atrás en ese asunto;
Y los bisayos ¡ay! ¡Cuán diferentes son!

Exhortamos a todas las tribus destas islas
Que adoren la cruz santa; que hablen en castellano,
Y que rindan al Rey de todas las Españas
Sus armas y lealtad y que observen su Ley...

ADELINA GURREA MONASTERIO


 La Carlota, Negros Occidental, Filipinas - Madrid, 1971

CON TAÑIDO DE CAMPANA
 


Niebla sobre la ciudad,
humo del aire y del frío,
infinita soledad
del azul corazón mío.
Niebla sobre la ciudad.
Sudor de atmósfera plena
en la tristeza de enero,
difumino de la antena
vegetal y del sendero.
Sudor de atmósfera plena.
Invitación a ensoñar
langores del corazón,
a desprender del telar
los hilos de la razón.
Invitación a ensoñar.
Con tañido de campana
de mi torre azul bermeja
aquella historia temprana
que está quedando vieja.
Con tañido de campana.

http://fernando-sabido-sanchez.blogspot.com/search/label/FILIPINAS

FERNANDO MARÍA GUERRERO


Manila-Filipinas, 1873- 1929

EL VIOLÍN SILENTE


En parda funda, sobre el rojo marco
que orla el cristal de un deslucido espejo,
hay un violín sin cuerdas,
un violín cuyo arco,
por ser, en su abandono, casi viejo,
ya ha perdido sus equinas cerdas.
Ya quien había de tocarle ha muerto;
la futura canción se hizo pasada
por voluntad del Sino
Las manos de mi Alberto,
al llamar a las puertas de la Nada,
¡han dejado el violín en mi camino!...
Y allí está, polvoriento y silencioso,
como triste reliquia de un naufragio
en la flor de la vida.
Parece, en su reposo,
traerme el alma el único presagio
consolador: mi próxima partida!


LORENZO PÉREZ TUELLS


Madrid, 1898-Manila-Filipinas, 1956

A RIZAL


El ave de recuerdo bate sus alas reales,
--¡oh, apóstol!,¡oh, profeta!--sobre tu blanca tumba
Tu nombre, entre una música de liras celestiales,
en el eco profundo de la historia retumba.
A pesar de la insidia del Tiempo del Olvido,
te yergues soberano--¡oh, apóstol!, ¡oh, profeta!--
en la mano una palma, pues que mártir has sido,
y un laurel en la frente, pues que fuiste poeta.
.........
Y la Patria, esa madre de todos tus afanes,
que se envuelve en el oro lustral de sus Estíos,
te invoca con el rudo vibrar de sus volcanes,
te reza con el dulce sollozo de sus ríos...
Y es que guarda en el fondo de su pecho, latente,
la llama de tu noble, libertadora, tea.
¡Puede un trozo de plomo destrozar una frente,
pero no puede nunca destrozar una idea...!


ENRIQUE FERNANDEZ LUMBA


Manila-Filipinas, 1899-1990
Foto: Enrique FernandezLumba a la derecha, en San Francisco, con su hija Charing y con Tony P. Fernández


TUS CARTAS

Yo las conservo como reliquias
de un amor grande, pero ya muerto;
yo las conservo como cenizas,
como despojos de extinto fuego.
Yo las conservo con el cariño
con que se guardan tristes recuerdos,
con la amargura de un bien perdido,
con el cuidado de un pobre viejo.
Cuando las miro, suave amargura
sube a mis ojos, llena mi pecho
y hondos suspiros el alma inundan:
tristes suspiros que van muy lejos.
¿Quién me dijera que ayer en ellas
tú me juraras amor eterno,
tú me escribieras tantas ternezas
y me olvidaras muy pronto luego?
Por eso siempre cuando las miro,
dolor agudo hiere mi pecho,
porque me hablan de un amor mío
que fue muy grande, que ya está muerto...



FRANCISCO ZARAGOZA




Quiapo-Filipinas, 1914-Manila, 1990

MELANCOLÍA

En las serenas aguas de los lagos
hay como una sutil melancolía:
nostalgia de pretéritos halagos,
de recuerdos...de amor...de lejanía...

Reflejan mis ensueños de otros días
como en mudos espejos delirantes;
la historia de mis ansias y alegrías,
...¡el fulgor de sus ojos inquietantes!

¡No sé qué oculta relación alienta
entre mi alma y el místico paisaje,
que su melancolía en mí fermenta
como un acto de extraño vasallate!

¡Cuántas veces las aguas adormidas,
en que el misterio señaló sus huellas,
retrataron unidas nuestras vidas
bajo el conjuro astral de las estrellas!

Flota en el aire un halo de tristeza
que comunica un íntimo mensaje.
El alma entera se arrodilla, y reza
la oración desgarrada del paisaje.

Desfilan ante mí, mudas, cansadas
las horas sin pasión y sin ternura,
vacías, como antorchas apagadas;
frías, como olvidad sepultura.

Al contemplar el panorama incierto,
que una inquietud de lobreguez reviste,
se dijera la cámara de un muerto
¡eternamente desolada y triste!


CLARO MAYO RECTO


Tiáong, Tayabas, actual provincia de Quezon (Filipinas), 1890 - Roma, 1960

LAS DALAGAS FILIPINAS


Dalagas del terruño, el poeta os saluda,
coronado de flores, de ensueño y arrebol,
y por los dioses lares y por el mismo Budha,
os ofrenda estas rosas, novias todas del sol.

Por las manos que tienen mansedumbre de tulles,
por las sampagas níveas del malayo vergel,
por las místicas garzas de los lagos azules.
coloco en vuestras frentes esta hoja de laurel.

Adoro vuestros labios, donde el sol de mi tierra
ha dejado sus besos de sátiro oriental,
porque son el santuario de bellezas que encierra
el glorioso prestigio del solar de Rizal.

Ojos negros, refugio de hechizos y embelesos,
dolientes, langorosos, plenos de soñación,
como noches sin luna, pero con rojos besos,
que vierten en el alma perfumes de ilusión.

Manos sutiles, como suavidades de lago,
de seda que se aleja en rítmico frufrú,
como el bogar quimérico de un ensueño muy vago
sobre las aguas mansas del piélago de azur.

Frente, color de aurora, donde bellas florecen
con aromas de cielo flores de castidad;
mejillas sonrosadas, que en su gracia parecen
vírgenes de los lienzos de la pasada edad.

Cabellera flotante cual selva enmarañada,
que exhala dulcemente aromas de querer,
ensoñacion, delirio del alma, enamorada
de las carnes y besos de la amada mujer.

Pies finos, diminutos, de rosáceos talones,
y senos que se exaltan eon ferviente ansiedad,
ánforas virginales con vino de ilusiones,
que emborracha las almas de voluptuosidad.

Talle gentil y esbelto como enhiesta palmera
donde alegres laboran las abejas su miel,
con suave ritmo que los nervios exaspera,
como si fuese espíritu de un viejo moscatel.

Todo un conjunto armónico y grato que envidiara
la ardiente castellana y la impasible miss,
la princesa que el cielo de Rusia cobijara
y la dama que siente la fiebre de París.

Quién dice que no es bella la mujer filipina,
que visite estas tierras de Burgos y Rizal,
y verá que es más mística, más dulce y más divina,
la hija de los rajáhs, la niña tropical.


CECILIO APÓSTOL



Manila-Filipinas, 1877- Caloocan , Rizal , 1938

PAISAJE FILIPINO

El sol en ebriedad suprema el suelo muerde
porque todo en la hora canicular concuerde
ni un hálito de brisa cruza la extensa y verde
paz del campo, ni un ave en el azul se pierde

Un mango aislado eleva su centenaria fronda
junto a un punso enano de giba aguda y monda
que las hormigas alzan para que en él esconda
el nuno vigilante que por las mieses ronda

Lejos corre, seguida del crío, una potranca
un carabao lustroso en un charco se estanca
en su lomo una garza hace una nota blanca

Un río desenrosca las eses de su tripa
y asoma, allá donde su curva se disipa
las manchas trapeciales de los techos de nipa

TO THE YANKEE
As long as greed 
Tears a gash in foreign hands 

Poets, avengers 
Of the universal conscience, 
Can you be silent, 
Drowning the honorable voice of 
Protest? 

Never, when might, 
Joined with treason and injustice 
To crush the laws and rights 
The sacred rights of a race, 

When the sons of the infamous Judas 
Fell the faith that has been sworn, 
When the whimper of weak peoples 
They answer with animal laughter; 

When the holy right is bartered 
In the banquet of human ambition, 
As when the Yankees 
Toast a nation to the sound of a cannon; 

Silence is impossible: the oppressed nation 
Shall protest indignantly 
And bury the dagger of vengeance 
In the enemy's breast. 

This unredeemed people 
May perhaps succumb in the struggle, 
But only its corpse 
Can be yoked by alien tyranny. 

Yankee! If u defeat us 
With the powerful weight of weapons, 
You will not live happily, because you are hated 
Even by the air of my native land. 

Yankee! If my verses 
Survive me, their words 
Will echo in the centuries to come 
The eternal hate of the eternal outcast. 

PARA EL YANKEE

Mientras la codicia
Las lágrimas de una herida en manos extranjeras

Poetas, avengers
De la conciencia universal,
¿Se puede estar en silencio,
Ahogamiento la voz de honor de
Protesta?

Nunca, cuando se puede,
Registro de traición e injusticia
Para aplastar a las leyes y los derechos
Los derechos sagrados de la carrera,

Cuando los hijos de Judas el infame
Cayó la fe que ha sido jurado,
Cuando el gemido de los pueblos débiles
Responden con risas animal;

Cuando se trueca el santo derecho
En el banquete de la ambición humana,
Como cuando los Yanquis
Tostar una nación con el sonido de un cañón;

El silencio es imposible: la nación oprimida
Deberá protestar indignada
Y enterrar la daga de la venganza
En el pecho del enemigo.

Este pueblo no canjeados
Puede tal vez sucumbir en la lucha,
Pero sólo su cadáver
Puede ser uncidos por la tiranía extranjera.

Yankee! Si u vencernos
Con el peso de gran alcance de las armas,
Usted no va a vivir feliz, porque sois odiados
Incluso el aire de mi tierra natal.

Yankee! Si mis versos
Me sobrevivir, sus palabras
Se hará eco en los siglos por venir
El odio eterno de los marginados



JESÚS BALMORI



Manila-Filipinas,1887 –1948

BLASÓN

Soy un bardo indohispano. En mi pecho cristiano
mi corazón es vaso donde mezclada está
la sangre de Legazpi, el capitán hispano
con la sangre tagala de la hija del Rajah

Con el talón hundido en olas y en espumas
esperé sobre el mar el galeón español
y España, al encontrarme, besó las rojas plumas
que en mi frente temblaban como rayos de sol

Era hermosa, era buena, era plena de amores
puse a sus pies mis lanzas, mis espigas, mis flores
le di mi corazón salvaje y oriental

Y desde entonces va en mi pecho desnudo
sirviéndome de férreo y de glorioso escudo
con su idioma divino y su sangre inmortal



EDITH TIEMPO


Bayombong, 1919 - 2011

BONSAI

All that I love
I fold over once
And once again
And keep in a box
Or a slit in a hollow post
Or in my shoe.
All that I love?
Why, yes, but for the moment-
And for all time, both.
Something that folds and keeps easy,
Son’s note or Dad’s one gaudy tie,
A roto picture of a queen,
A blue Indian shawl, even
A money bill.
It’s utter sublimation,
A feat, this heart’s control
Moment to moment
To scale all love down
To a cupped hand’s size
Till seashells are broken pieces
From God’s own bright teeth,
And life and love are real
Things you can run and
Breathless hand over
To the merest child.

BONSAI

Todo lo que yo quiero
Doblo una vez más
Y una vez más
Y tener en una caja
O una hendidura en un poste hueco
O en mi zapato.
Todo lo que yo quiero?
Bueno, sí, pero por el momento-
Y para todos los tiempos, tanto.
Algo que se pliega y guarda fácil,
Nota del Hijo o una corbata chillona de papá,
Un cuadro roto de una reina,
Un chal azul indio, incluso
Un proyecto de ley de dinero.
Es absoluta sublimación,
Una hazaña, el control de este corazón
Momento a momento
Para escalar todo el amor por
Para cambiar el tamaño de una mano ahuecada
Hasta conchas marinas se rompen piezas
De los dientes brillantes de Dios,
Y la vida y el amor son reales
Cosas que se pueden ejecutar y
Mano Breathless más
Para el niño más leve
.


MANUEL BERNABÉ



Parañaque, Filipinas 1890 - 1960

BENDITO MI GALLO BLANCO

Gallo blanco. Airón de lidia, 

plumaje tornasolado, 
cuello fino interrogante
de alba asomándose al llano.

Patas recias, patas ágiles 
De mucho andar por el campo. 
No vió ejemplar más soberbio
el corral de Tío Juancho.

Al sol y a la luna un día 
les robó, ladrón, el diablo
sus galas, para que fuera 
luna y sol mi gallo blanco.

¡Ay, que ya en mi jaula duerme!
¡Ay, que ya me está cantando
con el alba, cuando nace,

rival de todos los pájaros!
¡Ay, que ya come el palay, 
en la cuenca de mis manos, 
y son arrullo y caricias 
sus kikirikís y saltos!

--Mozo, ¿por qué le desquicias 
esa cresta sobre el raso 
de su cabeza granate? 
-- ¿No sabe, por Dios, mi amo?

Por que la sangre rubrique 
la frente y vea más claro. 
-- ¿Por qué, le sobas tan duro? 
-- Para ser duro al asalto.

¡Ay, que me bailan los céntimos 
que me ha dado mi trabajo! 
Y pues la fiesta se viene, 
es menester duplicarlos.

Bueno fuera que la vida 
se fiase a piernas y brazos. 
¡A la gallera, el domingo, 
bendito mi gallo blanco!

LA MUERTE DE DON QUIJOTE

¿Qué tienes, buen Quijano? ¿Por qué lloras? 
¿Por qué, a lomos del bravo Rocinante, 
miras la eterna sucesión de auroras 
en el Levante?

Amparo de doncellas, flor de sabios, 
vencedor sin igual en las batallas, 
desfacedor de cuita y agravios, 
di, ¿por qué callas?

¿No soñaste en princesas y dragones, 
molinos y cabreros no venciste? 
Tú no calzaste espuelas de ilusiones?
¿Por qué estás triste?

Si el mundo es tuyo en tus cien mil locuras 
y al blanco Clavileño, lo has atado, 
¿por qué en la hora de morir, abjuras 
de tu pasado?

Di la razón vital de tu enmienda, 
el mal que causan tus extrañas trotes; 
y el mundo, el mundo sin razón que aprenda 
de los quijotes.

...Y el buen Quijano, dando una voz muy fuerte, 
Con Sancho y con el cura entre su vera, 
me respondió, a dos dedos de la muerte
 de esta manera:

--¡Loado sea Dios, que no me pierde 
en la red de mis tristes aventuras: 
si viví loco, he de morirme cuerdo. 
¡Adiós, locuras!

Adiós, ventas, molinos de los vientos, 
la del Toboso, pertinaz simpleza 
que de humo relleno los aposentos 
de mi cabeza!

La ilusión es la luz que apenas arde
y que presto se disipa, en nuestro daño: 
¿Por qué, Dios mío, me mandasteis tarde
el desengaño?

Pues tengo de morir, a Sancho Panza, 
espejo de los fieles escuderos, 
que en mis hambres y sed me dio pitanza 
doy mis dineros.

Salte a los vientos rota mi quimera, 
y, pues, del mundo aún el futuro es ancho, 
¡muera el Quijote, el desatino muera!, 
y ¡viva Sancho!

Sancho es el porvenir, bien que nos llama, 
Quijote es la ilusión que el alma hiere; 
es mariposa que, al tocar la llama, 
se ahoga y se muere.

No se puede vivir cazando estrellas, 
porque el vivir de antaño y el de hogaño, 
está tejido con las cosas bellas 
del desengaño.

Que yo a los hombres escarmiento sea: 
como la tierra mis funestos brotes; 
y se acabe de un soplo la ralea 
de los quijotes...

Esto diciendo, se aquietó un minuto, 
y luego fue doblando la cabeza: 
moría flaco, inane, triste, enjuto,