POETAS FRANCESES


 

POETAS DE FRANCIA:

GERARD DE NERVAL
JEAN MOREÁS
GERARD LE GOUIC

JULIO VERNE
THÉODORE AUBANEL
GUSTAVE KAHN
THEODORE DE BANVILLE
PAUL VÁLERY
JACQUES PREVERT
JULES LAFORGUE
FRANCIS CARCO
MAURICE ROLLINAT
PAUL GERALDY
ALPHONSE DE LAMARTINE
LOUIS MÉNARD
ARTHUR RIMBAUD
MARCELINE DESBORDES-VALMORE
CHARLES TRENET
FRANCOIS COPPÉE
SERGE GAINSBURG
RENE GUY CADOU
VINCENT MUSELLI
FERNAND GREGH
LUC DURTAIN
GEORGES MUSTAKI
FRANCIS VIELÉ-GRIFFIN
JEAN AICARD
ERIK SATIE
FRÉDÉRIC MISTRAL
JEAN VIGO
SAINT JOHN-PERSE
LOUIS-FERDINAND CÉLINE
MICHEL LEIRIS
ROBERT SABATIER
CHARLES CROS
ROBERT BRASILLACH
VICTOR SEGALEN
CHARLES VILDRAC
JEAN CLAUDE RENARD
HENRI CAZALIS
ROBERT MARTEAU
THÉOPHILE BRIANT
ROBERT DE MONTESQUIEU
MAX ALHAU
RENÉ CHAR
JEAN LORRAIN
CATHERINE POZZI
CHARLES PÉGUY
ARMAND SULLY PRUDHOME
ANNE DE NOAILLES
CAMILE MAUCLAIR
EDMOND ROSTAND
FELIX ARVERS
CHARLES HUBERT MILLEVOYE
ANDRÉ CHENIER
FRANÇOIS VILLON
JOSEPHIN SOULARY
ROBERT DESNOS
JEAN TARDIEU
PIERRE REVERDY
ANDRÉ VERDET
PAUL CLAUDEL
PIERRE JEAN JOUVE
ANDRÉ DU BOUCHET
GEORGES SCHEHADÉ
GERMAIN NOUVEAU
PHILIPE JACCOTTET
BERNARD NOEL
GEORGE BRASSENS
FRANCOISE-RENÉ DE CHATEAUBRIAND
ADRIENNE MONNIER
FRANCIS PONGE
TRISTAN KLINGSOR
PAUL MORAND
JACQUES DUPIN
JEAN RICHEPIN
ADOLPHE RETTÉ
CHARLES GUERIN
LIONEL RAY
GABRIEL VICAIRE
AIMÉ CÉSAIRE
THEOPHILE GAUTIER
LORAND GASPAR
SAINT-POL ROUX
XAVIER GRALL
FREDERIC BATAILLE
JULES SUPERVIELLE
LEOPOLDO RODRÍGUEZ ALCALDE
JACQUES BARON
MAURICE MAGRÉ
LOUIS GUILLAUME
ANDRÉ PIEYRE DE MANDIARGUES
LOUIS RATISBONNE
TRISTÁN CORBIÉRE
EDMOND JABÉS
VALERY LARBAUD
LAURENT TAILHADE
JEAN COCTEAU
HENRI BATAILLE
ANTONIN ARTAUD
GUY DE MAUPASSANT
ALFRED DE VIGNY
JEAN ARP
HENRI BARBUSSE
FRANCOISE DE MALHERBE
CHARLES M. LECONTE DE LISLE
LOUIS ARAGON
JULES BARBEY D’AUREVILLY
PAUL-JEAN TAULET
HENRY DE RÉGNIER
FRANCIS JAMMES
EDMOND HARACOURT
PAUL FORT
EUGENE GUILLEVIC
PAUL ARENE
PIERRE DE RONSARD
MAX AUB
CHARLES BAUDELAIRE
GUILLAUME APOLLINAIRE
PAUL VERLAINE
VÍCTOR HUGO
CLAUDE ROY
STÉPHAN MALLARMÉ
CHARLES LE QUINTREC
PAUL ELUARD
ALFRED DE MUSSET
MARCEL PROUST

GERARD DE NERVAL


París-Francia, 1808 – 1855




ERA ÉL, ESE LOCO, EL SUBLIME INSENSATO...

¡Era él, ese loco, el sublime insensato...
Ese Ícaro olvidado que escalaba los cielos,
ese faetón perdido bajo el rayo divino,
el bello Atis herido que Cibeles reanima!

El augur consultaba el flanco de la víctima,
la tierra se embriagaba de esa sangre preciosa...
El cosmos aturdido colgaba de sus ejes,
y el Olimpo un instante vaciló hacia el abismo.

"¡Dime!" gritaba César a Júpiter Ammón,
¿quién es el nuevo dios, que se ha impuesto a la tierra?
¿Y si acaso no es dios es un demonio al menos... ?

Mas se calló por siempre el invocado oráculo;
uno sólo en el mundo explicar tal misterio
podía: -el que entregó el alma a los hijos del limo.

Versión de Aníbal Núñez






De “Los mejores poetas franceses”
Selección y traducción de Luis Guarner
Editorial Bruguera. Barcelona-España, 1974

JEAN MOREÁS



Atenas, 1856 - París-Francia, 1910




NEVERMORE

El gas llora entre la bruma,

Como un ojo entristecido.

-¡Ah! pongámonos de hito

Por todo lo que hemos sido.

La lluvia bate el asfalto
Como la ola al granito
-¡Se llevan elataúd
De todo aquello que fuimos!

No vayamos, pobre hermana,
Como un niño que se empeña
En medio de la tormenta.

Soñar, aún tiene dulzura,
Dulzura, fiesta y guirnaldas.
-El invierno está en las landas.

De “Los mejores poetas franceses”
Selección y traducción de Luis Guarner

Editorial Bruguera. Barcelona-España, 1974

GERARD LE GOUIC


París-Francia, 1936


AQUÍ


Aquí

cuando el mar se retira
queda sin fuerza
se siente de un golpe envejecer
y prisionero de la isla
como un cofre.

Aquí
los isleños1 viven
con el horizonte a la altura del corazón,
las heridas del mar en las manos.

Aquí
el día se adelanta a la subida del sol
como si la luz
fuera una niebla del mar
o las franjas de la isla.

Aquí
el mar en invierno
se viste de bretón:
de terciopelo negro
de blancos encajes.

Aquí
la sal y la luz
el mar, los faros, el tiempo
sujetan la isla a ras del cielo.

Aquí
la isla ni el tiempo
no merman al océano.

Aquí
todo se superpone:
el mar, el cielo,
el círculo a todo lo largo del sol,
las nubes y la espuma alrededor de los peñascos
la sal
sólo a la isla desgarra.

Aquí
lo contrario del viento
se lee en el mar
sólo la isla
está sin mirar ni contrariar.

Aquí
lo confuso de la playa arenosa y las olas
es lo más sobrecogedor.

Aquí
todo toma forma de isla
hasta la gaviota en vuelo.

Aquí
los lechos de la espuma se apilan
como paños plegados.
Se diría que la arena
se escurre bajo el agua.
Las olas tienen altura de talud,
los cargueros sobre el horizonte
toman aspectos de catedral.

Aquí
el mar se derrama en el mar,
el mar trepa sin cesar
hasta alzar una montaña
que supere a la isla
como su carne eterna.

(De Poema de la isla y la sal).
Habitantes de ciertas islas bretonas (Ouessant, Sein, Ile aux Moines).

JULIO VERNE



















Nantes- Francia, 1828-Amiens, 1905

LA MUERTE

Soneto, diciembre de 1847

En esta pobre aldea donde la vida es amarga,
El triste campo de muerte, de aspecto maldito,
Viene a mostrar las lágrimas del ciprés y del tejo
¡Al alma del caminante que palidece y se oprime!
Allá, a la vista de esas tumbas, en el lastimoso capitel,
Donde los ricos se duermen bajo la engañosa gloria,
Pero en frágiles cruces, indicación tan natural
¡Del sitio donde el pobre ha terminado la miseria!
En la ciudad donde siempre se desborda el placer,
Donde la abundancia suple el deseo más simple,
¡La muerte no es el fin de la esclavitud!
Pero en la triste aldea, donde duerme el desánimo,
¡Oh! ¡la muerte no sabría cómo venir tan rápidamente!...
¡Y por tanto en la ciudad, se muere como en la aldea!

THÉODORE AUBANEL



Aviñón-Francia 1829 - 1886

PROVENCAL

Alor, n'avès garda memòri,
D'aquéu jour que long dóu camin,
Fasias davans un ouratòri
Vosto preièro dóu matin ;


Preièro douço, tèndro, antico!
Iéu, peraqui d'asard vengu
En etendèn lou bèu cantico,
M'ère arresta tout esmóugu.



E vòstis Ouro aqui finido
M'avance, e vous dise, crentous :
Vosto paraulo es benesido!
Iéu vole prega coume vous.



E vous tant gènto, e vous rèn fièro,
Madamisello quatecant
M'avès douna vosto preièro
Coume l'aucèu douno soun cant. 



Théodire Aubanel, La Miougrano entre-duberto, 1860


Alors, en avez vous gardé souvenir,
De ce jour où le long du chemin,
Vous faisiez devant l'oratoire 
Votre prière du matin ; 



Prière douce, tendre, ancienne !
Moi, venu d'hasard par ici
En écoutant le beau cantique,
Je m'étais arreté tout ému



Et vos prières ici finies
Je m'avance, et je vous dis, timide :
Votre parole est bénie !
Moi je veux prier comme vous.



Et vous si noble, et vous en rien fière,
Mademoiselle aussitôt
Vous m'avez donné votre prière
Comme l'oiseau donne son chant.




Théodore Aubanel, La Grenade entr-ouverte, 1860

GUSTAVE KAHN


Metz- Francia, 1859 - París, 1936






THEODORE DE BANVILLE


Moulins-Allier-Francia, 1823-1891


NO IREMOS MÁS AL BOSQUE...

No iremos más al bosque, cortaron los laureles,

Los amores y néyades de las claras cascadas
Ven cómo brilla el sol en sus limpios cristales,
Las ondas van vertiendo sus copas encantadas.
Cortaron los laureles, y los ciervos del bosque
Huyen al escuchar los cuernos de la caza.
No iremos, pues, allí en donde tiempos pasados
Corrían en sus juegos los niños en bandadas,
Entre lirios de plata que rociaba el cielo
Ya está el bosque talado y la hierba segada...
No iremos más al bosque, cortaron los laureles.

VEN. ECHA EN TUS CABELLOS

Ven. Echa en tus cabellos un sombrero de paja
Antes de la ruidosa hora en que se trabaja.
A ver amanecer sobre el monte vayamos,
Y a coger por los prados las flores que adoramos.
Al borde de las fuentes de las rizadas olas
Los nenúfares cuelgansus pálidas carolas,
Y quedan sobre el campo y enlos huertos de flores
Como un eco lejano de uncantar de pastores.
Movidas por nosotros sus alas adorantes,

Hacia ti se dirigen, al ver que has sonreído,
El olor del albérchigo y el manzano florido.

SIESTE
de Les cariatides 

La sombre forêt, où la roche
Est pleine d'éblouissements
Et qui tressaille à mon approche,
Murmure avec des bruits charmants.

Les fauvettes font leur prière ;
La terre noire après ses deuils
Refleurit, et dans la clairière
Je vois passer les doux chevreuils.

Voici la caverne des Fées
D'où fuyant vers le bleu des cieux,
Montent des chansons étouffées
Sous les rosiers délicieux.

Je veux dormir là toute une heure
Et goûter un calme sommeil,
Bercé par le ruisseau qui pleure
Et caressé par l'air vermeil.

Et tandis que dans ma pensée
Je verrai, ne songeant à rien,
Une riche étoffe tissée
Par quelque Rêve aérien,

Peut-être que sous la ramure
Une blanche Fée en plein jour
Viendra baiser ma chevelure
Et ma bouche folle d'amour.

PAN
De Las cariátides 

El bosque oscuro, donde la roca
Está llena de resplandor
Y que tiembla a mi enfoque,
Soplo con sonidos encantadores.

Reinita hacer su oración;
La tierra en negro después de su duelo
Floreció, y en el claro
Veo pasar los ciervos dulce.

Aquí está la cueva de las hadas
De ahí que huyen hacia el azul del cielo,
Aumento de las canciones de sordos
Bajo la deliciosa rosas.

Quiero dormir allí durante una hora
Y disfrutar de un sueño tranquilo,
Sacudido por el arroyo de llorar
Y acariciado por el aire Vermeil.

Y mientras en mi mente
Lo veo, sin pensar en nada,
Una tela tejida rico
Sueño por el aire,

Tal vez bajo las ramas
Un hada blanca luz del día
Se besan mi pelo


Mi boca y loco amor.



De “Los mejores poetas franceses”

Selección y traducción de Luis Guarner
Editorial Bruguera. Barcelona-España, 1974

PAUL VÁLERY


"La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen para provecho de gentes que sí se conocen pero no se masacran" 
Paul Valéry
Séte (Francia), 1871-París, 1945


EL BOSQUE AMIGO

En las sendas pensamos cosas puras,
uno al lado del otro, fugitivos,
cogidos de la mano, y pensativos
en medio de las flores más oscuras.

Íbamos solos, como enamorados,
entre la verde noche del sendero,
compartiendo el fugaz fruto hechicero
del astro que aman los enajenados.

Después, muy lejos, en la sombra densa
de aquel íntimo bosque rumoroso,
morimos -solos!- sobre el césped blando.

Y arriba, en medio de la luz inmensa,
¡oh, amigo del silencio más hermoso,
nos encontramos otra vez, llorando!

Versión de Andrés Holguín

LA DORMEUSE

¿Qué secreto mi amiga quema bajo tu pecho?
¿A través de tu rostro huele el alma de una flor?
¿De qué vano alimento tu cándido calor
hace aquel puro brillo que te alumbra en tu lecho?

Sueños, respiración, abolido despecho...
Más fuerte eres que el llanto sosiego vencedor
cuando en tu pleno sueño redondez y temblor
de ese seno enemigo se alzan en acecho.

Mujer, montón dorado de sombras y de mimos
tu temible reposo tales dones retrata
lánguida cervatilla buscando los racimos.

Que a pesar de tu alma que el infierno encarcela
tu forma el vientre puro con el brazo recata
y mis ojos se abren mientras tu forma vela.

Versión de Jorge Rojas

LOS PASOS

Pasos nacidos de un silencio
tenue, sagradamente dados,
hacia el recinto de mis sueños
vienen tranquilos, apagados.

Rumores puros y divinos,
todos los dones que descubro
-¡oh blandos pasos reprimidos!-
llegan desde tus pies desnudos.

Si en el convite de tus labios
recoge para su sosiego
mi pensamiento -huésped ávido-
el vivo manjar de tu beso.

Avanza con dulzura lenta,
con ternura de ritmos vagos:
como ha vivido de tu espera,
mi corazón marcha en tus pasos.

http://amediavoz.com/valery.htm

JACQUES PREVERT







































"No son seis o siete las maravillas del mundo. No hay más de una: el amor"
Jaques Prevert
París-Francia, 1900-1977


DESAYUNO

Echó café
en la taza.
Echó leche
en la taza de café.
Echó azúcar
en el café con leche.
Con la cucharilla
lo revolvió.
Bebió el café con leche.
Dejó la taza
sin hablarme.
Encendió un cigarrillo.
Hizo anillos
de humo.
Volcó la ceniza
en el cenicero
sin hablarme.
Sin mirarme
se puso de pie.
Se puso
el sombrero.
Se puso
el impermeable
porque llovía.
se marchó
bajo la lluvia.
Sin decir palabra.
Sin mirarme.
Y me cubrí
la cara con las manos.
Y lloré.