LOUIS MANDIN


París,-Francia, 1872-Sonnenburg, 1943


LAS ALAS ÍNTIMAS

Número

Aun los que sienten todo el encanto que exhalas
No piensan que en tu cuerpo escondes tantas alas.
Tan sólo mi deseo las escucha, las toca,
Y las besa en el pliegue riente de tu boca,
En la suave y tranquila erección de tus senos,
En tus gestos airados, en tus pasos serenos,
En el ritmo ligero de tu marcha armoniosa,
En la curva del talle que se ensancha gloriosa,
En tus ojos, en toda tu clara juventud;
Hasta cuando te alejas, entre la multitud,
En tus secretos íntimos vibrar las adivino
Desde una tarde cálida de tormenta y de ardor,
En que un beso, irritado por el aire felino,
Desencadenó todas las alas de tu amor
Donde el áureo suspiro de su vuelo se muere.

Sueño

Duermes; contra mi pecho, blanca y tibia, te apreso,
Sintiendo blandamente alzarse la marea
Ardiente de tu seno, tendiéndose hacia un beso;
Deseo que, aun dormida, dentro de ti aletea.

Que tu ternura, siempre, honda y voluptuosa,
De continuo me sigue y me envuelve en sus llamas;
Y cuando, fatigados de la lucha amorosa
Dormida, todavía no duermes, sino amas,

En la paz de tu sueño me reposo, me escondo,
Y en su tierna frescura mi amor hundirse quiere,
Como se entra una abeja de una rosa en el fondo.


La poesía francesa moderna. Antología ordenada y anotada por Enrique Díez Canedo y Fernando Fortún, Madrid, Renacimiento, 1913


No hay comentarios:

Publicar un comentario