JULIEN OCHSE


París-Francia, 1871-

NOCHE BLANCA


Llora el perro en la sombra del jardín; el gemido
De otros canes, cruzando del espacio el sopor,
Inquieto le contesta con el sordo terror
Del que siente el avance de lo desconocido.

Nuestra casa en el claro de luna es diferente.
Lívida rigidez le da el nocturno ambiente
Y es como muerta que su sepulcro ha dejado
Por las sendas brillantes del jardín empapado.

Una lejana luz es un ojo profundo:
Ve sombras que a los vidrios se asoman, y en su espejo
Transparente, aterradas, advierten el reflejo
De un árbol, y en las hojas rostros de moribundo.

Y en torno de la frente –mi corazón lo sabe-
Por veredas de plata, por el césped suave,
Con sudarios de ópalo, la multitud camina
De invisibles que forma la niebla matutina.

AGUA FUERTE
(A la manera de Aubrey Beardaley)

El follaje discreto calla, el parque suspira;
Sólo en el aire pálido su esbeltez ella estira;
Prenden sus dedos, juntos, al cabello crispado
Vivo nenúfar en sus lágrimas bañado.
En su alba faz, postrer máscara de una fiesta,
Desprecio su sonrisa de triunfos manifiesta;
Su silencio y sus ojos hacen surgir visiones,
Ronda burlesca y triste de gnomos retozones
En los pliegues caídos del traje vesperal
Del que brota, hostia pálida, su cabeza fatal.
Esperábala el bosque y el árbol la quería;
Por tenerla desnuda, blanco el lago se hacía;
Noche eterna en el césped velaba, en derredor
De su estatura erguida, que era como la flor.

DIBUJO

El fuego lento en que arden es peor que llamas rojas;
Su día no tiene sol; inmensidades obscuras
Apuñalan sus blandones nocturnos, agudas hojas;
Tienen parques y palacios que son como sepulturas.

Por debilidad se entregan al capricho de las cosas;
Corazón les da el placer del color del tiempo,inerte;
Sus neurosis engalanan con espejos y con rosas,
Y, entre cánticos, sus vicios se encaminan a la muerte!

EL CHAPARRÓN

La morada vacía duerme un cuento de hadas;
Chaparrón y crepúsculo condensan su aventura;
Las ventanas se ponen a oír, con alma obscura,
Los roces quietos de las ramas desabrochadas…

¿Está en el canalón un pájaro cantando?
¿Se deslizan vestidos de cola por la rampa?
¿Y el jardín va tal vez a unirse con la estampa
Del cielo que la luz va en sombras devanando?

(E.D.-C.)
La poesía francesa moderna. Antología ordenada y anotada por Enrique Díez Canedo y Fernando Fortún, Madrid, Renacimiento, 1913


No hay comentarios:

Publicar un comentario