CARLOS CÉSAR LENZI


Montevideo-Uruguay, 1895 – Buenos Aires-Argentina, 1963


EN VOZ BAJA

Tango


Fue una primavera -no te conocía-,

cuando por Palermo te miré pasar;

fue como un milagro... y desde aquel día

ya no nos pudimos nunca separar.
Entre la arboleda de las viejas quintas
y en el miserable cine de arrabal
yo besé tus labios y de amor temblando
nos fuimos amando... casi sin hablar.


En voz baja,

juntitos los dos,
todos los suspiros.
Toda la emoción...
En voz baja,
en la media voz,
aterciopelada,
de mi corazón.
En voz baja,
juntitos los dos,
todos los suspiros,
toda la emoción...
En voz baja,
como murmurando,
nos fuimos fundiendo
en nuestra pasión.


El apartamento..., la ilusión secreta,

la escalera en sombra, tan larga y fatal
y el ojo travieso de una luz inquieta,
lamparita taita de mi soledad.
Las tres de la tarde... invernal afuera
el viento, la lluvia... pasos... ansiedad
la puerta se abre y cuando se cierra
ya está entre mis brazos, la felicidad.


ADIÓS ARRABAL

Tango 1930

Mañanita arrabalera

sin taitas por las veredas
ni minas en el balcón.
Tus faroles apagados
y los machos retobados
en tu viejo callejón.
Yo te canto envenenao
engrupido y amargao
hoy me separo de vos.
Adiós arrabal porteño
yo fui tu esclavo y tu dueño
y te doy mi último adiós.


(recitado)

El baile "Rodríguez Peña"
el Mocho y el Cachafaz
de la milonga porteña
que nunca más volverá,
carnavales de mi vida
broncas tiros y al final
los spiantes de las minas
en aquel viejo arrabal.


Madrecita, yo fui un reo

y en tus brazos hoy me veo
lleno de felicidad.
Dime mi buena viejita
dónde está mi noviecita
que no la puedo olvidar.
Hoy ya vuelvo arrepentido
hecho más hombre y más bueno
a la vida del hogar.
Perdóname, que tu hijo
tiene un pensamiento fijo
y nadie lo hará cambiar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario