ENRIQUE GÓMEZ CORREA


Talca-Chile, 1915 – Santiago, 1995


ESPECTRO DE AMOR


Los delirios me han despertado los sentidos
y he visto a una mujer lujosamente fea
que se defendía
del hombre con una pluma de gavilán.
Los escasos muros caían
como arrasados por la luz
y el hombre era alto por dentro
con un cráneo desprovisto de carne
y sus bellos dientes denunciaban la víctima.
Ahí se escribía la más horrible página del amor
con qué furia las aguas se partían noche tras noche
dejando al desnudo
a esas ciudades pintadas con miel
y destinadas a ser devoradas por los astros.
La mujer luz o tiniebla
era aquí
víctima de la cal que fluye del ojo
a pesar que en su sangre
corrían varios sexos
que le hablaban de un amor imposible.
Donde el hombre era atormentado
por un bosque.
La temperatura sin embargo subía
y al exponerme a sus vapores
alcanzaría como nunca esa zona libre del sentimiento
donde ella es la inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario