MARÍA ISABEL PERALTA


Paihuano-Vicuña, Chile, 1904-1926




ME HA BESADO EN LA BOCA


Hosana, Hosana, Hosana... 

Me ha besado en la boca! 

¿Lo sabéis lirio hecho de cristales de nieve? 

¿Lo sabéis, mariposa? 

Pués habéis de saberlo 

y hallaréis, amargadas 

las mieles que atesoras, 
cuando sepáis del albo 
beso que dio en mi boca. 


Hosana, Hosana, Hosana... 

de panal y blancura 

se desfloraron rosas, 
y me sentí más buena , 
y me sentí más pura 
al besarme en la boca... 


Hosana, Hosana, Hosana... 

por el don de esa hora. 

Me ha besado: 
¡Me ha besado en la boca! 


OTOÑO


¿Recuerdas? 

En tus ojos mis ojos. 

con la larga mirada entristecida. 


Toda quietud... El Aire 

ungido del aroma de las lilas. 

En tu mano mi mano estremecida. 



Era tarde de Otoño, 

tarde pálida 

con su toca de leves gasas lilas. 



¿La recuerdas? Lejana 

como una pobre novia dolorida. 

¡Y era Otoño en tu alma y en la mía! 


[¡CÓMO HE SOÑADO CON TU BRAZO...] 


¡Cómo he soñado con tu brazo 

que me estrechara como a un niño; 

las noches torvas me despiertan, 
buscando el tuyo junto al mío! 




¡Cómo he soñado con tu brazo 

que me adurmíera como a un niño, 

cuando se mojan. las almohadas 
en el caudal de mi martirío! 




¡Cómo he soñado con tu brazo 

que fuera cuna a mi cansancio 

y al peso enorme de mis sienes! 



¡Cómo he soñado con tu brazo 

que fuerte y suave me ciñera 

cuando me vaya para siempre!


No hay comentarios:

Publicar un comentario