JOSEFINA DE LA TORRE


Las Palmas de Gran Canaria,España, 1907− Madrid, 2002


TÚ EN EL ALTO BALCÓN


Tú en el alto balcón de tu silencio,
yo en la barca sin rumbo de mi daño,
los dos perdidos por igual camino,
tú esperando mi voz y yo esperando.

Esclavo tú del horizonte inútil,
encadenada yo de mi pasado.
Ni silueta de nave en tu pupila,
ni brújula y timón para mis brazos.

En pie en el alto barandal marino
tú aguardarías mi llegada en vano.
yo habría de llegar sobre la espuma
en el amanecer de un día blanco.

Pero el alto balcón de tu silencio
olvidó la señal para mi barco.
Y me perdí en la niebla de tu encuentro
–como un pájaro ciego– por los años.

........................//...............................

Sobre mis manos tu nombre
como cuentas de rosario.
La plegaria que mi boca
dirá fervorosamente.
Señor, perdona mi falta.
Mi corazón te la ofrece
por esta reja de hierro
como regalo de Pascua.
Mi falta que sabe a dulce
y tiene olor de retama.
Mira qué pequeña es
que no se me ve en los ojos
ni en el pelo, ni en la frente.
Pero este rosario mío
de las letras de tu nombre
icómo me gusta rezarlo!

de poemas de la isla

TODA MI ILUSIÓN...

Toda mi ilusión la he puesto 
en la espera de un mañana. 
¿Cómo vendrás? ¿Adornado 
de blanca flor de retama 
o de flor de pensamiento 
que de luto se engalana? 
¿Vendrás con rojas miradas 
o con pálidas miradas? 
¿Tendrás voz, tendrás sonrisa, 
o no me guardarás nada? 
¡Mañana, horizonte en niebla, 
fiel timón de mi fragata: 
hace tiempo que me llegas 
con las velas desplegadas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario