ENRIQUE DIZEO



Buenos Aires-Argentina, 1893-1980

QUE NADIE SEPA MI SUFRIR
(Vals)

No te asombres si te digo lo que fuiste,
una ingrata con mi pobre corazón,
porque el brillo de tus lindos ojos negros
alumbraron el cariño de otro amor.

 Y pensar que te adoraba tiernamente,
 que a tu lado como nunca me sentí.
Y por esas cosas raras de la vida
sin el beso de tu boca yo me vi.

 Amor de mis amores,
 reina mía, qué me hiciste
que no puedo consolarme
sin poderte contemplar.
Ya que pagaste mal
a mi cariño tan sincero,
lo que conseguirás
que no te nombre nunca más.

Amor de mis amores
 si dejaste de quererme,
no hay cuidado que la gente
de eso no se enterará.
Que gano con decir
que una mujer cambió mi suerte,
se burlarán de mi,
qué nadie sepa mi sufrir.

 NO ES MÁS QUE YO

Yo soy y he sido siempre, muchacho calavera.
 Yo tuve un buen cotorro y una buena mujer,
era una criolla tan linda y tan canchera
que me hizo un hombre serio, que me enseñó a querer.
Por ella me cuidaba, hasta cambié de rumbo,
me dediqué al laburo, me abrí del bodegón,
dejé las farras, pa'mi no había en el mundo
más que sus dos ojazos, después su corazón.

 Yo la quería quizás, con toda el alma
 y así junto a su lado dos años me pasé,
dos años de cariños, felices y de calma,
y en una noche de esas, la ingrata se me fue,
con un compinche, con un amigo mío,
que estando en la palmera le supe responder,
con uno que ni en broma se embarulló en un lío
y vino a armarlo justo con mi propia mujer.

Pero todo se arregla en esta vida fiera,
 el que hace una parada la tiene que pagar
donde lo encuentre, de la misma manera
que procedió conmigo, me van a ver tallar.
Le sacaré lo mío de "prepo", si se cuadra,
después de echarle en cara lo mal que se portó.
Pa'demostrarle que si ese perro ladra
yo muerdo si me apuran y que él no es más que yo.
  

Un poeta del barrio: Enrique DizeoNacido un 26 de julio de 1893, supo ser un artífice de la poesía tanguera, tornándose quizá en uno de sus más prolíficos representantes. Las composiciones de Dizeo supieron ser interpretadas por los más grandes cantores, entre ellos Carlos Gardel. Su tema más famoso, sin embargo, no fue un tango sino un vals "Que nadie sepa mi sufrir". Esta composición supo trascender el tiempo y las fronteras, siendo grabada por artistas populares de todo el mundo, desde Edith Piaff hasta nuestra Soledad Pastoruti. Si bien nació en San Cristobal pasó sus últimos años en Floresta, en su casa de Candelaria 201, lugar donde murió 6 de mayo de 1980.

No hay comentarios:

Publicar un comentario