CARLOS MONDACA CORTÉS


Vicuña-Chile, 1881- Santiago de Chile, 1928


CANSANCIO 


Quien pudiera dormirse, como se duerme un niño;

sonreírle al ensueño del goce y el dolor,
y soñar con amigos y soñar el cariño,
y hundirse, poco a poco, en un sueño mayor.

Y cruzar por la vida sonambulescamente,
los ojos muy abiertos sobre un mundo interior,
con los labios sellados, mudos eternamente,
atento sólo al ritmo del propio corazón…

Y pasar por la vida sin dejar una huella…
Ser el pobre arroyuelo que se evapora al sol…
Y perderse una noche, como muere una estrella
que ardió millares de años, y que nadie la vio.

1 comentario:

  1. Maravilloso,es sublime para definir la ausencia...... así es para muchos...y... también para mí.


    ResponderEliminar